Bagdad.- Más de veinte iraquíes murieron y alrededor de medio centenar resultaron heridos en diferentes incidentes ocurridos ayer, el más grave en Bagdad, donde el impacto de varios proyectiles en un concurrido barrio causó una masacre en el sur de la capital. Al menos 18 personas murieron y otras 45 resultaron heridas en este ataque.

La prohibición de la circulación de vehículos en Bagdad, decretada para detener los enfrentamientos sectarios de los últimos días entre sunitas y chiitas, sólo logró mantener la calma durante la mañana, cuando no se produjeron incidentes graves.

Pero al filo de las 17.30 horas local (15.30 en la Península), varios proyectiles de mortero, disparados desde un lugar desconocido, impactaron en diferentes zonas del populoso barrio de Al Dura. Los proyectiles impactaron en las áreas de Abu Deshir y la avenida Al Setín, en el barrio de Al Dura, añadieron fuentes policiales, que detallaron que en las inmediaciones se encuentra un cuartel de las tropas estadounidenses e iraquíes que pudo ser el objetivo del ataque.

La misma fuente añadió que otro mortero alcanzó el barrio de mayoría chiita de Al Shola, en el noroeste de la capital, y causó heridas a dos miembros de una misma familia. Además, dos mezquitas sunitas de la capital fueron atacadas por un grupo de desconocidos, que abrió fuego contra los templos con armas automáticas, informaron fuentes policiales, que agregaron que los ataques no causaron víctimas.

El general iraquí Musab al Raui fue muerto a tiros por un grupo de desconocidos cerca de su vivienda, en la ciudad de Ramadi, a unos 100 kilómetros al oeste de la capital, precisó una fuente policial de la zona. A la lista de fallecidos se suman dos soldados de EE UU, que perdieron igualmente la vida en ataques de la resistencia.