Riad.-Un comando terrorista compuesto por cuatro individuos intentó ayer atentar contra la mayor refinería de petróleo del mundo, situada en la ciudad saudí de Abqaiq. La acción resultó frustrada, según la cadena saudí Al Arabiya, por la actuación de los agentes de seguridad de la instalación, que abatieron a los terroristas. El ministro saudí de Petróleo, Ali Bin Ibrahim Al Nueimi, anunció que la producción de petróleo y gas no ha resultado afectada por el ataque al centro de refino, donde se procesan dos tercios del crudo de Arabia Saudí, el mayor productor mundial de petróleo con nueve millones de barriles diarios. Mientras, un juez federal ha ordenado al Pentágono que revele a la agencia "Associated Press" la identidad de los casi 500 detenidos en el campo de Guantánamo. La decisión podría forzar a EE UU a romper su secretismo y hacer pública una extensa lista de prisioneros. Por otra parte, la Casa Blanca analiza aplazar la puesta en marcha del acuerdo que concede la Administración de seis importantes puertos del país a una empresa de los Emiratos Arabes Unidos.