Belgrado.-La confusión reinaba anoche en Serbia y en Bosnia, horas después de que la televisión serbia BN informase de que las autoridades de Belgrado habían detenido al general serbio bosnio Ratko Mladic, uno de los criminales de guerra más buscados del mundo desde hace diez años. Mladic fue el jefe del Ejército serbio bosnio durante la guerra de 1993-1996 y es considerado responsable de la matanza de Srebrenica -la mayor que ha conocido Europa desde 1945-, en la que 8.000 varones musulmanes fueron ejecutados en 24 horas en julio de 1995.

El Gobierno desmintió tajantemente la noticia en un primer momento, aunque más tarde un alto responsable del Ejecutivo afirmó que la operación de captura de Mladic, reclamado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, con sede en la Haya, estaba en proceso y añadió que el prófugo estaba localizado y se estaba negociado su entrega.

La agencia estatal de noticias serbio-montenegrina, Tanjug, citando fuentes de la televisión BN, anunció que Mladic fue arrestado en los alrededores de Belgrado y estaba siendo trasladado a la localidad de Tuzla, desde la que posteriormente partiría hacia el Tribunal de la Haya.

Tras este anuncio, el portavoz del primer ministro serbio Vojislav Kostunica, Srdjan Djuric, tildó de "manipulación" la noticia y declaró que es un intento de hacer descarrilar los esfuerzos del Gobierno para detener a los sospechosos de crímenes de guerra.

No obstante, momentos más tarde una fuente anónima cercana a la operación declaró a la agencia Associated Press que las autoridades habían localizado a Mladic y que, en efecto, estaban negociando su entrega.

Antes de estallar la noticia, los medios serbios informaron a lo largo de todo el día de un comunicado oficial de la presidencia serbia en el que se afirmaba que Mladic podría ser capturado "pronto".

El Tribunal de La Haya y la Unión Europea han presionado a Bosnia desde hace años para que capture a Mladic. Bruselas ha condicionado la apertura de negociaciones de adhesión a los 25 a su entrega, que debería ir seguida de la de su jefe político, Radovan Karadzic. Según la UE, el país dispone de plazo hasta finales de febrero para llevar al general ante el tribunal de La Haya.

El pasado 19 de enero, la fiscal del TPIY, Carla del Ponte, reiteró que Mladic se encontraba en Serbia bajo protección del Ejército de este país, una acusación que fue rechazada por el ministro de Defensa serbio. No obstante, fuentes oficiales serbias reconocieron a finales de enero que varios miembros del Ejército de Serbia y Montenegro habían mantenido contactos con Mladic e incluso podían haberle dado asilo.