Jerusalen / Ramala.-El enviado especial de Naciones Unidas a Oriente Próximo, Alvaro Soto, censuró ayer la decisión de Israel de congelar el traspaso de los impuestos y tasas que recauda en nombre de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), una vez constituido el nuevo Gobierno palestino liderado por los fundamentalistas de Hamas. Soto tildó de «inútil y prematura» la decisión del Gobierno israelí de aplicar sanciones económicas.

El candidato de Hamas a nuevo primer ministro palestino, Ismail Haniya, confirmado anoche por el presidente de la ANP, Mahmud Abbas, se mostró confiado en que los países islámicos compensarán las pérdidas económicas palestinas.

El líder supremo iraní, el gran ayatolá Ali Jameini, instó a los gobiernos y pueblos islámicos a prestar ayuda financiera a los palestinos, tras recibir al líder de Hamas, Jaled Mishal, en Teherán.

Los Hermanos Musulmanes, movimiento radical egipcio del que nació Hamas, han comenzado ya una campaña para recabar fondos para los palestinos. Suecia anunció que aumentará la ayuda humanitaria en 5,3 millones de euros. En Bruselas, la Comisión Europea aseguró que mantiene las ayudas a la espera de que Hamas se desarme y reconozca la existencia del Estado de Israel.

Aunque Haniya reiteró que Hamas no reconoce el Estado hebreo, el subdirector del buró político de los radicales, Musa Abyu Marzuk, dijo: «No hay duda de que hay un reconocimiento de Israel en la práctica, aunque solo sea por el mero hecho de que Israel existe en el terreno y es obvio que no se firman acuerdos con organismos imaginarios».

Hamas, tras constituirse el nuevo Parlamento el sábado, congeló las decisiones de la anterior Asamblea, y comenzó los contactos con otros partidos para la formación del próximo Gobierno de la ANP. El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) anunció su voluntad de sumarse al futuro Gobierno de coalición que constituya Hamas. La secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, comenzó ayer una gira por Oriente Medio, que le llevará a Egipto, Arabia Saudí y a los Emiratos Árabes Unidos, para recabar apoyos contra la financiación de Hamas, además de tratar de encontrar alianzas contra el plan nuclear iraní.

En el plano bélico, el Ejército israelí mató en Cisjordania a tres palestinos, uno de ellos del grupo radical islámico Yihad Islámica.

La seguridad israelí considera a Hamas «un peligro estratégico»

El jefe del servicio de seguridad general israelí (Shin Bet), Yuval Diskin, declaró ayer en el Parlamento que Hamas «es un peligro estratégico a largo plazo para Israel».

Ante la comisión parlamentaria para asuntos de seguridad Diskin manifestó que, «si se crea un Estado islámico radical sunnita» en los territorios palestinos, «representará un grave peligro» para Israel.

Diskin explicó a los legisladores que la gravedad radica en que si en esos territorios se consolida un Estado controlado por Hamas, militantes de todos los sectores radicales del Islam, desde los de Irán y la Yihad Mundial, hasta los de Arabia Saudí y Al Qaeda, llegarán a los territorios palestinos para combatir contra el Estado judío. Según la Constitución de Hamas, su objetivo final es un Estado palestino teocrático «desde el mar Mediterráneo hasta el río Jordán».