Copenhague.-Varios manifestantes murieron anoche en la ciudad libia de Bengasi en una protesta ante el consulado italiano por la publicación de las caricaturas del profeta Mahoma, que fue reprimida con disparos por la Policía, según las declaraciones de testigos a medios italianos.

El Ministerio italiano de Exteriores confirmó que hubo una manifestación a unos metros del consulado disuelta con dureza. Los seis empleados italianos que se encontraban en el edificio no sufrieron daños.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, pidió la dimisión de ministro para las Reformas, Roberto Calderoli, por su decisión de vestir camisetas estampadas con las polémicas caricaturas del profeta Mahoma para mostrar su rechazo a las protestas del mundo islámico.

Por su parte, Dinamarca anunció ayer el cierre temporal, por seguridad, de su Embajada en Pakistán tras las violentas protestas por las caricaturas de Mahoma, publicadas en primer lugar por el diario danés "Jyllands-Posten". Poco después, Islamabad anunció que llama a consultas a su embajador en Copenhague. Dinamarca cerró temporalmente la semana pasada sus embajadas en Líbano, Siria, Irán e Indonesia, tras las protestas y las amenazas.

La Policía paquistaní detuvo a 125 manifestantes en el quinto día consecutivo de unas protestas que ya han dejado cinco muertos.

Un clérigo musulmán paquistaní ofreció una recompensa de un millón y medio de rupias paquistaníes (más de 21.000 euros) y un automóvil nuevo a quien mate al dibujante danés de la caricatura de Mahoma, informaron fuentes oficiales.

En India, al menos diez personas resultaron heridas en las manifestaciones. Decenas de palestinos se manifestaron también en la aldea de Azún para protestar por una serie de pintadas irreverentes aparecidas ayer en una mezquita del distrito cisjordano de Kalkilia. "Mahoma es un cerdo", decía una de ellas en alusión a este animal, impuro según los islamistas y los judíos.

En EE UU, el jefe de redacción y el director de editoriales de un diario estudiantil de Illinois están suspendidos de funciones.