Viena.- La OPEP revisó ayer ligeramente a la baja su previsión para este año sobre la demanda mundial de crudo en un informe donde destaca la incertidumbre que se cierne sobre los mercados en momentos en que la economía internacional acumula un crecimiento del 15% desde 2003.

El Informe Mensual sobre Mercado Mundial de Petróleo que publicó ayer la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) desde su sede en Viena revisa ligeramente a la baja, en 40.000 barriles diarios, los pronósticos sobre el crecimiento de la demanda en 2006 que había hecho hace un mes, y más acentuadamente, en 100.000 barriles diarios, los del crecimiento en 2005. Mantiene, sin embargo, su vaticinio de que el ritmo del incremento de la demanda repuntará este año claramente frente al año pasado, al calcularlo en 1,57 millones de barriles diarios (mbd) con respecto a 2005, año en que dicho aumento fue de 0,97 mbd.

Estas previsiones frescas, que fijan la demanda mundial de petróleo en 83,07 mbd en 2005 y en 84,64 mbd en 2006, se basan en la premisa de que este año la economía del planeta mantendrá un vigoroso crecimiento, de un 4,3%, aunque algo menor que el registrado en 2005 y que la OPEP calcula en un 4,6%.

Pero en este informe, de febrero, los expertos de la organización se muestran especialmente cautelosos y advierten de que ven las actuales previsiones «amenazadas por una serie de riesgos, la mayoría de los cuales reflejan el hecho de que la expansión (económica) entrará en su cuarto año».