El Tribunal Constitucional (TC) alemán declaró ayer nula la ley que permitía en casos extremos el derribo de aviones secuestrados en territorio nacional. Con esta decisión, el Constitucional atendió a la demanda de seis personas, entre ellas el ex ministro de Interior Gerhart Baum, que había estimado que esta ley violaba principios fundamentales. Los magistrados consideran que la ley, aprobada durante el gobierno socialdemócrata-verde como repuesta a los retos surgidos tras los atentados del 11-S, viola la dignidad humana. Concretamente, subrayan que la ley no es compatible con el derecho a la vida ni con el respeto a la dignidad del hombre, garantizado constitucionalmente. La ley anulada pretendía permitir el derribo de aviones en unos límites estrictos, como en el caso de que un secuestrador se dispusiese a estrellar la aeronave contra algún edificio.