Sydney / Bagdad.-Una nueva ola de conmoción recorrió ayer el mundo cuando la cadena de televisión australiana SBS emitió nuevas imágenes de vídeo y fotografías de torturas cometidas a finales de 2003 contra prisioneros iraquíes en la prisión de Abu Ghraib, custodiada por militares de EE UU.

Estas imágenes, inéditas, concuerdan con las aparecidas anteriormente, que provocaron la ira de los iraquíes, además de una investigación del Congreso y juicios militares contra algunos de los implicados.

Sin embargo, en ninguna de las imágenes de ayer se puede identificar claramente que los torturadores sean personal militar de EE UU, aunque usan uniformes de combate y, al menos en una de las fotografías, llevan perros atados con correas. Asimismo, se pueden observar cuerpos sin vida, heridos y abusos sexuales.

En uno de los vídeos se puede observar a un prisionero golpeándose la cabeza contra un muro y a a otro que es obligado a masturbarse ante la cámara. Entre las fotografías, las más crueles muestran a un hombre con un profundo corte en el cuello. En otra, se ve al mismo prisionero rodeado por un grupo de militares que muestran la herida.

Por otra parte, "The Washington Post" informó ayer de que el Gobierno de Estados Unidos tiene una lista con unos 325.000 nombres de sospechosos de terrorismo internacional, una cifra que se ha cuadruplicado desde 2003.

En Irak, el balance de fallecidos en los distintos atentados perpetrados en Bagdad en las últimas horas se eleva hasta los 18 muertos, cuatro de ellos niños.