Londres.-El Ministerio de Defensa del Reino Unido abrió ayer una investigación sobre los malos tratos de ocho soldados británicos a cuatro adolescentes iraquíes, recogidos en un vídeo y revelados ayer por el dominical "News of the World". Las imágenes han causado una gran conmoción en las islas. El primer ministro, Tony Blair, que esta semana se enfrenta a votaciones decisivas en el Parlamento, respaldó públicamente la investigación.

Bajo el titular de "Brutal", el periódico publica detalles de los golpes que los militares asestaron a varios adolescentes iraquíes durante unos disturbios callejeros en Basora, a principios del 2004.

Según el rotativo, los malos tratos fueron captados en una filmación por un cabo del Ejército al que se escucha insultar a las víctimas mientras se ríe y anima a sus colegas a pegarles. En el caso de uno de los adolescentes, el abuso duró un minuto y se contabilizaron 42 golpes.

El Ministerio de Defensa respondió con la apertura de una investigación urgente, que estará a cargo de la Policía Militar. «Condenamos todos los actos de abuso y brutalidad y siempre tomamos las acusaciones de mala actuación con extrema seriedad», afirmó un portavoz. El ministro de Economía, Gordon Brown, dijo que se trata de un «comportamiento inaceptable». «Los responsables serán sometidos a juicio. Creo que quienes estarán más enfadados por esto serán las tropas leales, trabajadoras y honradas, 80.000 (soldados) que han cumplido con gran distinción en Irak», añadió.

El vídeo, que el "News of the World" asegura es auténtico y lo obtuvo de una persona muy molesta por lo ocurrido, muestra el momento en que los militares salen corriendo de su instalación militar para detener a unos iraquíes, a los que patean, dan puñetazos, pegan brutalmente con porras e insultan. La persona que "sopló" el incidente y entregó la filmación al dominical también facilitó el nombre del regimiento al que pertenecen los soldados, pero el "News of the World" decidió no revelarlo por razones de seguridad. Un informante dijo al rotativo que eran unos «chicos iraquíes, la mayoría ni siquiera llevaba zapatos». El vídeo se grabó durante unos disturbios en los que unos manifestantes arrojaban piedras y palos a los soldados. Según el periódico, el cabo filmó el momento de las palizas por pura diversión y sus compañeros lo vieron después en su base en Europa tras su regreso de Irak. Defensa quiere establecer la autenticidad de la filmación, ya que unas fotos que se publicaron en 2004 y que mostraban unos aparentes malos tratos a detenidos resultaron ser un montaje.