Washington.- Menos de la mitad de los presuntos terroristas detenidos en Guantánamo están acusados de perpetrar actos contra las fuerzas de los Estados Unidos o sus aliados, según un análisis de documentos del Departamento de Defensa. Esa investigación, difundida ayer y realizada por dos abogados de detenidos en la base naval de EE UU en Cuba, indicó que sólo un pequeño porcentaje de los más de 500 reclusos fue capturado por las fuerzas estadounidenses.

La relatora especial de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Soledad Villagra de Bierdermann, calificó de «tortura» la alimentación forzosa aplicada a los presos de Guantánamo. En Francia, la Policía abrió una investigación tras la publicación de un libro que relata supuestas torturas a islamistas en el país en 1995, informó "Le Monde".

Y el alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, expresó ayer su malestar porque el presidente de EE UU, George W. Bush, no le informara con antelación de que iba a dar datos sobre un ataque terrorista frustrado contra esa ciudad. Al Qaeda había reclutado a un malasio para hacer otro 11-S en Los Angeles.