Los ataques de sunnitas a chiitas, que el jueves día de duelo de la Ashjura se cobraron más de 40 muertos en Pakistán y Afganistán, se reprodujeron ayer con cuatro muertos en una ciudad del noroeste pakistaní. En Herat, junto a la base española en Afganistán, en los enfrentamientos no hubo fallecidos.