Roma.- El ministro italiano para la Reforma Institucional, Roberto Calderoli, ha afirmado que Benedicto XVI debería enfrentarse al Islam como lo hicieron sus predecesores Pío V e Inocencio XI, quienes, aseguró, llamaron a las cruzadas. En una entrevista que publicó ayer el diario "La Repubblica", Calderoli, representante de la Liga Norte, partido de tintes racistas y secesionistas, asegura que «se ha desencadenado un odio loco por parte del pueblo musulmán». «Ha llegado el momento de tomar medidas. A esta gente se le vence sólo con la fuerza», añade Calderoli, a quien una periodista describió el martes como «racista, machista y "hooligan" turbado» después de que intentase descalificar en un programa de televisión a la reportera israelí Rula Jebreal, de tez oscura, llamándola «señora bronceada».

Preguntado en la entrevista de "La Repubblica" si su forma de pensar no es lo peor que se puede hacer, «pues el odio engendra odio», el ministro contestó: «Los islámicos han cambiado de estrategia: antes usaban sólo terroristas, ahora mueven a las masas y asaltan las embajadas».

Fue entonces cuando dijo que «el Papa debe intervenir, como hicieron Pío V e Inocencio XI en los siglos XVI y XVII». El periodista, que se mostró extrañado, preguntó: «¿Perdón?», a lo que Calderoli, también partidario de aplicar la castración química a los violadores, respondió: «En tiempos de la batalla de Viena y de la batalla de Lepanto, los papas sustituyeron a los Gobiernos».