Washington.- El primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, agradeció ayer las muestras de apoyo recibidas, entre las que destacó una llamada personal del presidente de EE UU, George Bush, tras la crisis desencadenada por la publicación de las viñetas de Mahoma. El jefe del Gobierno danés dijo que ambos coinciden en que el único camino es el diálogo. También agradeció el apoyo de la UE y la OTAN. Rasmussen destacó que el problema ha superado la mera cuestión derivada de la publicación de las caricaturas y es ya de carácter global, por lo que reiteró su llamamiento a la «tranquilidad» y la «sensatez» para solucionar una situación «grave».

Saludó el «premier» danés el artículo conjunto publicado el lunes por el presidente Zapatero y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, como «una iniciativa que contribuye a la solución pacífica de la crisis». El ministro de Exteriores danés, Per Stig Moeller, reveló que el representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, le ha confirmado que viajará a Oriente Medio para reunirse con los gobiernos de la región y calificó la iniciativa como una «contribución positiva» a la solución del conflicto.

La actitud de los grandes medios de comunicación de EE UU ha sido, en su conjunto, diferente de la exhibida ayer por Bush, ya que ha optado por desmarcarse de Europa y criticar la publicación de las caricaturas de Mahoma, por considerarlas una «provocación» que alienta el «conflicto de civilizaciones».

En Europa, la comisaria europea de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, afirmó que «ninguna ofensa» justifica la violencia contra delegaciones diplomáticas europeas, máxime cuando todos los líderes de la UE, recordó, han tomado posición clara: «Por un lado hay libre expresión de prensa, pero también tiene que haber una sensibilidad con la gente de otras creencias».