Kabul/ Bagdad.- Doce personas murieron ayer, entre ellas siete policías, y trece resultaron heridas en un supuesto atentado suicida en el sur de Afganistán, donde está previsto que en los próximos meses se desplieguen tropas de la OTAN. «Hay una investigación en marcha pero sospechamos que se trató de un atentado suicida», afirmó Yousuf Stanizi, portavoz del ministerio de Interior. Stanizai explicó que la bomba estalló en un aparcamiento situado ante la principal sede de la policía en Kandahar y causó la muerte de siete policías y cinco civiles, además de heridas a otros cinco agentes y ocho viandantes. En los últimos meses los atentados suicidas se han hecho más frecuentes en Afganistán, sobre todo en la provincia de Kandahar, antiguo feudo de los talibán. Por otra parte, cuatro soldados estadounidenses murieron en dos ataques perpetrados en distintas áreas del oeste de Irak. Tres perdieron la vida el lunes en la explosión de una bomba en Hit. El cuarto, falleció en "operaciones de combate" en la provincia de Al Anbar.