París.- Los jefes de Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, hicieron ayer un llamamiento conjunto «al respeto y la calma», ante las «tensiones» provocadas por la publicación de caricaturas de Mahoma.

«Todos seremos los perdedores si no conseguimos desactivar de inmediato esta situación», advierten los dos impulsores del proyecto de Alianza de Civilizaciones, en un artículo en el diario estadounidense "International Herald Tribune" editado en París.

Si bien la publicación de estas caricaturas «puede ser perfectamente legal», «no es indiferente y, por tanto, debería ser rechazada desde un punto de vista moral y político», afirman los autores.

Zapatero y Erdogan argumentan que la libertad de expresión es «una de las piedras angulares de nuestros sistemas democráticos y nunca renunciaremos a ella», pero advierten de que «no hay derechos sin responsabilidad y respeto por las diferentes sensibilidades».

Zapatero y Erdogan señalan que lanzaron la Alianza con la convicción de que «necesitábamos iniciativas e instrumentos para detener la espiral de odio y ofuscación» que de por sí es «una amenaza para la paz y seguridad internacionales». «Los acontecimientos desafortunados que estamos viendo ahora sólo reafirman nuestro diagnóstico y nuestro compromiso de buscar aún más apoyo para esta causa», indican en el artículo.