Teherán.- El secretario general del Consejo Superior de Seguridad Nacional iraní y máximo negociador en la cuestión nuclear, Ali Lariyani, consideró ayer que «los que planificaron en contra de Irán la resolución de la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) deben pagar por su actitud».

El sábado pasado la Junta de Gobernadores de la AIEA aprobó una resolución promovida por los europeos con el respaldo de Estados Unidos y que finalmente aprobaron 27 de los 35 países miembros de este organismo, en virtud de la cual se pide al director general de la AIEA que lleve a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU por su programa nuclear, ya que se duda que tenga fines exclusivamente «pacíficos».

Según Lariyani, «ahora el mundo tiene ante sí varias alternativas y si trabajan podrán hallar una nueva lógica mediante una cooperación diplomática». Pese a que Teherán inicialmente anunció que reanudaría de forma inmediata sus actividades nucleares, ha bajado el tono en sus declaraciones e insiste en su disposición a continuar por la vía diplomática y del diálogo.

Preguntado sobre las declaraciones del senador norteamericano John McCain, quien advirtió a los aliados de Estados Unidos de que deben estar preparados para recurrir a la opción militar, el responsable iraní consideró que «este senador tenía sueño».

Además, Irán instó a la AIEA a retirar las cámaras de vigilancia y sellos que el organismo tiene colocados en las instalaciones y equipos nucleares que sobrepasen el mínimo fijado por el Tratado Nuclear de No Proliferación de Armas, según informó la AIEA.

Por otra parte, el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Kislyak, advirtió de que Moscú sólo mantendrá su oferta de enriquecer uranio para Irán si Teherán reanuda la moratoria en sus actividades nucleares.

Entre tanto, el primer ministro del estado federado alemán de Baviera, Edmund Stoiber, ha calificado de «inaceptables» las críticas del Gobierno iraní a la canciller alemana, Angela Merkel.

El político responde a las declaraciones del portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores iraní, quien tras las críticas de Merkel al Gobierno de Teherán señaló: «Una política no debería cerrar los ojos y abrir la boca, sino primero abrir los ojos y después poco a poco la boca».

Por su parte, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo que espera que Irán contribuya a la construcción de confianza con la AIEA.