Ramala.- La Autoridad Nacional Palestina (ANP) se verá obligada a aplazar dos semanas el pago del salario de enero a sus 137.000 empleados, debido a los problemas presupuestarios que atraviesa desde que los radicales islámicos de Hamas ganaron las legislativas, informó ayer un alto responsable palestino.

La ANP necesita unos 97 millones de euros para pagar los salarios. Tras la victoria de Hamas, Israel le ha suspendido su transferencia mensual de impuestos, valorada en 45 millones de dólares.

Por otra parte, el director de la oficina presidencial, Rafik al Huseini, afirmó en unas declaraciones radiadas que el presidente de la ANP, Mahmud Abbas, estudia la posibilidad de anticipar las elecciones a primer ministro, si no fuese posible formar un nuevo gobierno tras los comicios del pasado 25 de enero. Esta situación podría presentarse, añadió la fuente, si la Presidencia y la Cámara fracasan en la negociación para formar Gobierno.

Abbas se hallaba ayer en El Cairo, donde se supone que inició contactos con una delegación de dirigentes de Hamas procedente de Gaza. Tras entrevistarse con Abbas, los radicales tenían previsto volar a Siria para coordinar posiciones con su líder en el exilio, Jaled Mishal.

El nuevo Gobierno palestino debe formarse hacia finales de marzo próximo, y pedir un voto de confianza al legislativo.