París/Londres.- El propietario del diario "France-Soir", el franco-egipcio Raymond Lakah, despidió ayer al director del periódico, Jacques Lefranc, por reproducir el miércoles la serie de doce caricaturas de Mahoma. Lakah ha justificado el despido como un «signo fuerte de respeto a las creencias y convicciones íntimas de cada individuo».

La Federación Internacional de Prensa (FIP) pidió a todos los medios «evitar» acciones que puedan provocar «tensiones» entre comunidades y consideró que el papel de los medios es promover «un mejor entendimiento entre diferentes culturas», lo que requiere un diálogo «sano y franco» entre periodistas y medios.

Llamamiento a la calma

La organización de defensa de la libertad de prensa Reporteros sin Fronteras hizo un llamamiento «a la calma y la razón» ante el aspecto «preocupante» que está adquiriendo la polémica y recordó que los periódicos que publicaron los dibujos se editan en países «donde la religión es un asunto privado» y, por tanto, «la libertad religiosa va acompañada de la libertad de expresión». La BBC anunció que difundirá «de forma responsable» y «en contexto» las caricaturas.