Dublín.- El jefe negociador del Sinn Fein (brazo político del IRA), Martin McGuinness, afirmó ayer que la banda armada está dispuesta a afrontar «grandes retos» para sacar adelante el estancado proceso de paz en Irlanda del Norte, declaraciones que efectuó en un momento en el que crecen los rumores sobre un inminente comunicado del IRA sobre su futuro, confirmado por el primer ministro irlandés, Bertie Ahern.

McGuinness, que se negó a especular sobre el contenido del esperado comunicado del IRA, pidió a todas las partes implicadas un último esfuerzo para avanzar en el proceso de pacificación, sumido en una de sus peores y más prolongadas crisis.

No obstante, el político aseguró que su partido continúa trabajando para obtener de la organización armada un «resultado positivo».

Mientras, Ahern señaló que el comunicado podría «transformar enormemente» el conflicto en el Ulster. El primer ministro irlandés advirtió, no obstante, de que el contenido de la declaración debe dejar claro que el IRA está dispuesto a destruir todos sus arsenales y a abandonar cualquier actividad paramilitar y delictiva.

Durante los últimos cuatro meses, el IRA ha debatido internamente el llamamiento efectuado el 6 de abril por el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, para que su brazo armado abandone la lucha y persiga sus objetivos por medios democráticos.