LA RECOGIDA PUERTA A PUERTA QUIERE REDUCIR, MÁS QUE RECICLAR

Andreu Escrivà
ENTREVISTA - Andreu Escrivà
Ambientólogo y autor del libro ‘aún no es tarde’

Escrivà (València 1983) defiende que antes que reciclar o separar hay que reducir el nivel de consumo.



-«Aún no es tarde» es un libro realista sobre el cambio climático, pero que trata de enviar un mensaje positivo al ciudadano de que sí puede hacer pequeñas cosas para mejorar la salud del planeta. ¿Es verdad que aún estamos a tiempo?

-El cambio climático se está produciendo ya, con lo cual no podemos pararlo en seco, ni revertirlo. Lo que podemos hacer es disminuir su ritmo y con esto salvar muchas vidas y ecosistemas, además de ganar tiempo para adaptarnos. Se trata de dejar de emitir los gases que lo causan, porque aunque nos quedáramos en 1,5 grados habría efectos adversos: más riadas, aumento del nivel del mar, problemas con los cultivos, problemas de salud… es decir, todo esto sí que va a pasar. Si conseguimos parar el cambio climático en estos dos grados, lo que evitaremos es perder el control.

-¿Separar la basura de forma adecuada es algo que cuesta poco y sirve para mucho?

-Durante mucho tiempo se han dado mensajes a veces muy contradictorios con la basura. Y este es el tema preferido para tomar acciones, porque todos tenemos en casa. Es fácil decir que si reciclas ya está y desaparece el impacto, pero antes que separar o reciclar hay que bajar el volumen de basura y eso implica reducir el nivel de consumo. Podemos reducir la basura comprando a granel, gastando menos envoltorios, preparándonos las cosas, desechando el sobreembalaje, reduciendo el nivel de consumo de cosas superfluas... Hay una serie de grandes empresas y unas inercias globales económicas que pesan mucho más que lo que pueda hacer alguien individualmente, pero tenemos que pensar que somos muchos haciendo muchas cosas. Además, tenemos que añadir la visión colectiva, que esa sí puede hacer cambiar muchas estructuras.

-El Plan de Residuos de la Comunitat Valenciana contempla el pago por generación de residuos y la implantación del puerta a puerta. ¿Qué le parecen estos sistemas?

-Creo que el PIRCV supone un salto importante en lo que es la gestión de los residuos en nuestro país. Introduce cuestiones de concepto muy fundamentales, como el hecho de reducir la basura. Y eso es muy importante, porque si hablamos del pago por generación de servicios o el «puerta a puerta» es algo que te hace visualizar la basura que tienes en el domicilio y que uno genera. Creo que todos estos son sistemas que van encaminados más a la reducción que al reciclaje. Son mensajes que hay que inculcar con mucha educación ambiental, y en este sentido justamente el PIR introduce la novedad para muchos municipios de contar con educadores ambientales específicamente dirigidos al tema de la basura. Es fundamental y puede ser uno de los pilares del éxito.

-Usted aboga por no hacer sentir culpable al ciudadano de a pie, sino que tome conciencia de la importancia de sus pequeñas decisiones diarias.

-Hay un trecho muy importante entre saber que uno tiene una responsabilidad, saber que tiene herramientas para ejercerla y sentirse culpable permanentemente. La culpabilidad genera resentimiento y al final no es una herramienta útil.

Redacción: Joan Lluís Ferrer (coordinador), Luis Mario Arce, Francisco José Benito y Minerva Mínguez. - Diseño y maquetación: Javier Caldito
Subir