21 de febrero de 2017
21.02.2017

¿Cuáles son los impuestos del recibo de la luz?

Te explicamos las razones por las que el IVA se aplica también sobre el tributo especial de la energía

22.02.2017 | 00:50
La factura de la luz se ha incrementado en los últimos meses.

El recibo eléctrico lleva dentro una aparente sorpresa tributaria: un impuesto que se aplica sobre otro impuesto. Los tributos que afectan a la factura son dos: de una parte, el impuesto especial sobre la electricidad, con un tipo del 5,113% y que se aplica tanto sobre el término de consumo como sobre el termino de potencia (potencia contratada), y el IVA, del 21%, que grava el importe resultante de sumar el consumo, la potencia contratada y la cuota del impuesto de electricidad. Esto es, hay un impuesto sobre otro impuesto.

¿No contraviene eso la legislación tributaria, que prohíbe la doble imposición? La legislación española y la doctrina que la interpreta excluyen que gravar la electricidad con dos tributos a la vez sea doble imposición, porque se considera que los hechos imponibles (las situaciones gravadas) son distintas: el impuesto de la electricidad grava el proceso de fabricación, mientras que el IVA grava con carácter general "las entregas de bienes y prestaciones de servicios" realizadas por empresas y profesionales. Aunque ambos tributos, al final, recaigan sobre el consumidor.

La superposición del IVA y el impuesto sobre la electricidad, que se repite en el caso de otros tributos especiales (sobre el alcohol, la cerveza, el tabaco o los carburantes), está además amparada por las normas tributarias de la UE y responde a su trasposición a la legislación española.

Los impuestos especiales tienen lo que se llama naturaleza "extra fiscal". Implica que sobre el papel se recaudan para favorecer un uso responsable y contenido de productos cuyo consumo genera costes sociales (contaminación, gastos sanitarios...) además de personales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine