Conocer los fallos más frecuentes es clave para ahorrarnos el engorro de nuevos papeleos y trámites