De Toro hasta lo más alto. Raquel Álvarez Polo es mujer, mamá, enfermera y atleta internacional. Ostenta la tercera mejor marca de la historia de España en salto de altura. Es la deportista más laureada de la ciudad toresana y el polideportivo municipal lleva su nombre desde 2018 en reconocimiento de su brillante trayectoria en la élite. El pasado mes de febrero, tan solo ocho meses después de dar a luz a su pequeño Leo, Raquel se elevó 1,74 metros desde el suelo para colgarse la medalla de bronce en el Campeonato de España de Pista Cubierta. Una nueva presea que se suma al galardón al Mérito Deportivo de los Premios eWoman 2021 celebrados el pasado viernes en el Consejo Consultivo. Aunque como ella misma confiesa, desconoce cuántas medallas tiene: “Me quedo con las experiencias”.

La atleta toresana Raquel Álvarez Polo en la prueba de salto de altura. Cedida

El evento estuvo organizado por Prensa Ibérica y LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA con el impulso de CaixaBank, el patrocinio del Ayuntamiento de Zamora, la Diputación Provincial de Zamora, Aquona, Iberdrola, Cobadu, Hospital Recoletas, Grupo DIA y Junta de Castilla y León; además de la colaboración de Jolfer y Carmen Rebollo.

–En la biografía de Twitter se define como una enfermera y saltadora feliz que canta en voz alta. ¿Está Raquel Álvarez en el mejor momento de su vida?

–Lo escribí porque soy enfermera, atleta e “intento” de cantante (estudio Tercero de Canto en el Conservatorio de Música de Soria). Pero sí, me siento en uno de los mejores momentos de mi vida. Yo opino que cada etapa que se vive es la mejor que puede vivirse en cada momento, me explico: en la vida siempre hay momentos buenos y malos, pero si disfrutas de las pequeñas cosas de cada día, tienes metas e ilusiones y no te falta la salud, puedes sacarle a cada momento de tu vida siempre lo mejor. Mi hijo Leo le ha dado un vuelco a mi vida en todos los sentidos y me hace sentir muy afortunada junto con Quique (mi marido), la familia y los amigos (aunque ahora tenga menos tiempo para lo social). Creo que el secreto es saber rodearse de buena gente.

Raquel Álvarez Polo durante una competición. Cedida

–Además, acaba de recibir el premio eWoman al Mérito Deportivo. ¿Cómo recibe este reconocimiento?

–Fue una sorpresa para mí y un honor que me nominaran, porque que piensen en ti como un referente, ya es un premio en sí. Y el hecho de que me hayan dado el premio me deja sin palabras… solo puedo dar un “GRACIAS" enorme y en mayúsculas. Esto es una inyección de moral para seguir perseverando, tanto en mi faceta de enfermera como de deportista, desde la ilusión.

–¿Sigue haciendo falta mayor visibilización de los éxitos de las mujeres?

–Por supuesto, hay que visibilizar los éxitos de las mujeres, que son muchos, y también valorar y apoyar a la mujer en su labor de madre y en la crianza.

Raquel Álvarez Polo en una imagen de archivo. Cedida

–¿Alguna vez se ha sentido infravalorada por tus logros por el hecho de ser mujer?

–Yo he tenido la suerte de no sentirme infravalorada (o no he sido consciente de ello), pero sé que muchas mujeres sí y por eso debemos unirnos para que esto no ocurra. Que no dependa del género, que hablemos de personas, más que de hombres y mujeres. Cada vez avanzamos más hacia la equidad… aún nos queda mucho camino.

"El postparto es durísimo y la baja maternal es ridículamente corta"

–¿Qué pensó cuando superó el listón en el Campeonato de España o cuando estaba en el podio recibiendo la medalla de bronce?

–“No puedo creerme que vuelva a estar aquí después de ser mamá…”, pensé al pisar la pista. Era la misma pista donde había saltado 1.90 metros (la tercera mejor marca de la historia de España) y llegaba justo cuando Leo cumplía ocho meses. Solo me sentía agradecida de poder seguir disfrutando del atletismo. Era un “¿Ves? Claro que se puede ser madre y seguir siendo tú”. Las creencias que una misma se impone a veces nos limitan. Aunque aquí debo insistir en que he tenido mucho apoyo y la suerte de poder disfrutar un tiempo de excedencia. Debemos apoyar a las madres, la labor es titánica y la más importante del mundo: crear a las personas del mañana. Esto no debe de ser un hándicap, sino que debe de ser digno de admiración. Nos tienen que ayudar a una conciliación real, no todo el mundo tiene las circunstancias favorables que se me han dado a mí. El postparto es durísimo y la baja maternal es ridículamente corta.

–¿Con la maternidad, pensó en abandonar la competición o el deporte de élite?

–Por desgracia, tenemos limitaciones mentales instauradas “de serie”. Por eso son tan importantes estos eventos, que muestran que hay que romper con algunas ideas preconcebidas. Yo pensaba que quizás después de dar a luz mi cuerpo no iba a poder responder o no podría compaginarlo. Pero continué por salud y ya sin querer te sale la vena competitiva… el pensamiento de que no se puede se disipa “haciendo”.

–Le volvió a picar el gusanillo… gracias en parte a su marido, que también es su entrenador.

–Claro, la verdad es que yo lo tengo fácil porque vivo al lado de la pista y mi marido es mi entrenador, así que me entiende cuando no entreno porque llevamos tres noches sin dormir.

"Me he dado cuenta de que cuantas más cosas hago, mejor me organizo y viceversa"

–Trabajo, deporte, maternidad… ¿Cómo se logra compaginar?

–Me he dado cuenta de que cuantas más cosas hago, mejor me organizo y viceversa. Lo cierto es que yo trabajo media jornada y esto hace que pueda llegar a más cosas. Lo más importante es poder tener tiempo para disfrutar con la gente que quieres y hacer cosas que te apasionen (el deporte, el conservatorio), pero sin saturarse de actividades. Por ejemplo, la pista es nuestra segunda casa: Leo, Quique y yo compartimos tartán y entreno mientras él juega a imitarnos. En el postparto, por ejemplo, Leo era “mi pesa”, hacía los ejercicios con él siempre abrazado a mí.

–Como enfermera, ¿cómo ha vivido la pandemia?

–Justo empecé mi baja por maternidad cuando estalló la pandemia, así que no me pilló en “el campo de batalla”. Pero sé que ha sido muy muy duro. Espero que se ponga el valor y se invierta en el sistema de salud, debería haber quedado claro que es muy importante.

Raquel Álvarez Polo en el podio.

Raquel Álvarez Polo en el podio. Cedida

"El movimiento es la mejor medicina para el alma y cuerpo"

–¿Qué importancia tiene el deporte en las personas para su salud física y emocional?

–Debería ser una actividad obligatoria en nuestras agendas, el bienestar físico y sobre todo el bienestar mental que aporta es indiscutible. La gran mayoría de problemas físicos y mentales son fruto del sedentarismo. ¡El movimiento es la mejor medicina para el alma y el cuerpo!

–¿Qué le parece el evento eWoman?

Te puede interesar:

–Una maravilla. Es de agradecer que se organicen estos encuentros. Gracias a LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA y Prensa Ibérica por servir de altavoz para los éxitos de muchas mujeres. Compartir experiencias, escuchar ponencias motivadoras… todo ello sirve de inspiración al resto. La luz de otras mujeres te ilumina pero no te apaga a ti, sino que te hace brillar más, te contagia de ese querer ser un poquito mejor y pensar “también puedo”. Juntas brillamos más fuerte.

Toda la información sobre los premios eWoman Zamora 2021.