Jornada Internacional Enoturismo
laopinióndezamora.es >I Jornada Internacional de Enoturismo>Ponentes>

La coordinación en torno a la marca Duero, clave para levantar el enoturismo en Zamora

La coordinación en torno a la marca Duero, clave para levantar el enoturismo en Zamora

El desarrollo de rutas certificadas debe ser una de las apuestas para emular el éxito del producto turístico en la región Porto-Norte de Portugal

29-02-2016TuentiMeneame

CARLOS GIL Un trabajo más coordinado y constante, con la referencia de la marca Duero como atractivo internacional y la creación de rutas certificadas son las claves para el desarrollo del enoturismo en Zamora. Es una de las conclusiones que se pueden extraer de la I Jornada Internacional de Enoturismo organizada por LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA en la Fundación Rei Afonso Henriques, con el patrocinio de la Diputación de Zamora y Caja Rural que contó con la asistencia de 150 personas, entre ellas los principales responsables políticos del turismo provincial y una amplia representación del sector del vino en la provincia.

Marisol López del Estal, la directora de LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA fue la encargada de dar la bienvenida a los asistentes en una jornada que se celebraba precisamente en la bodega del antiguo convento de San Francisco, junto al Duero, y en una institución que simboliza como pocas la unión de España y Portugal a lo largo de los 900 kilómetros de un río plagado de zonas vinícolas. López del Estal puso el acento en el perfil del enoturista, un urbanita de edad madura con poder adquisitivo medio-alto que busca vivir "una experiencia sensorial completa", con la unión de vino, paisaje riqueza cultural histórica o contemporánea y gastronomía. De todo ello tiene Zamora y en abundancia. El secretario de la Fundación Rei Afonso Henríques, José Luis González Prada expuso los esfuerzos que se han hecho para que la experiencia del Alto Douro se traslade a todo el valle del Duero (de hecho, ya tiene una página web para atraer el turismo), ya que cuenta con todos los ingredientes: variadas y ricas zonas vitinícolas, patrimonio histórico, recursos naturales (como los declarados en la Reserva de la Biosfera) y una marca internacional, el nombre del río.

Juan Andrés Blanco, director de la UNED y presidente de la Denominación de Origen de Arribes del Duero reclamó un esfuerzo más coordinado y constante en pro del desarrollo del enoturismo para desarrollar las rutas. Citó experiencias interesantes, como Vinus-Durii, que no han tenido continuidad y apostó por el nombre de Duero-Douro como marca de calidad bajo la que desarrollar el proyecto.

El presidente de la Asociación de Sumilleres, Antonio García Carrión analizó las debilidades y fortalezas de Zamora para desarrollar el enoturismo. Entre las primeras, la ausencia de unas rutas del vino certificadas, que ya existen en gran parte de las zonas vinícolas del país. Y entre las segundas, la existencia de cuatro marcas de calidad con cerca de un centenar de bodegas, gran riqueza de variedades autóctonas, buena oferta hotelera y existencia de otros productos alimentarios con denominación de origen, que completan la oferta de calidad para que "el turista se sienta satisfecho, que es lo principal".

Agostinho Peixoto, coordinador de gastronomía y vinos de Turismo de Porto y Norte de Portugal abordó, en una conferencia con mucho contenido audiovisual, las claves del éxito del desarrollo del enoturismo en esa zona de Portugal, basado en tres productos distintos: las denominadas quintas, es decir, las bodegas rodeadas de viñedos, en enoturismo urbano que se da en ciudades como Oporto y también el de las tiendas especializadas en vinos. Definió tres tipos de turistas, los curiosos u ocasionales, los aficionados y los amantes del vino, todos con intereses comunes.


El tirón de Las Edades

La mesa redonda moderada por Celedonio Pérez, redactor jefe de LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA, tuvo como invitados al bodeguero Manuel Fariña, los presidentes de las denominaciones de origen y la de Vino de Calidad de Zamora, Amancio Moyano (Toro), Juan Andrés Blanco (Arribes), Julio Otero (Benavente-Los Valles) y Juan Miguel Fuentes (Tierra del Vino) y Agostinho Peixoto, coordinador de Turismo de Porto e Norte de Portugal. De las distintas intervenciones se pueden sacar algunas conclusiones. Por ejemplo, que el enoturismo, aunque aún poco desarrollado, ya se está haciendo en la provincia, con experiencias tanto en la Denominación de Origen de Toro como en la zona de calidad de Benavente y Los Valles. Todo el mundo, eso sí cree necesario que "vaya a más". En el caso de Toro parece claro que la próxima edición de Las Edades del Hombre puede ser una fecha clava para intentar arrancar en serio con el enoturismo, y de hecho ya hay un proyecto en marcha en el que se ha implicado la Diputación y que podría dar como resultado la consolidación definitiva de este modelo turístico. El éxito de Portugal, en concreto la zona de Oporto debe ser, sin duda, el modelo a seguir, aunque teniendo muy presente la distancia sideral que lleva el vecino país. Entre los intervinientes hubo puntos de vista diferentes acerca del papel que deben desempeñar las administraciones. Juan Andrés Blanco, por ejemplo reclamó el papel de las administraciones en la necesaria coordinación de las iniciativas particulares, que permitiría aprovechar mejor los esfuerzos. El bodeguero Manuel Fariña, sin embargo, cree que el protagonismo fundamental está en la empresa privada y las instituciones lo mejor que pueden hacer es no estorbar.

Tras la mesa redonda se presentaron los vinos de Bodegas Fariña, Valbusenda, Estancia Piedra, Bajoz y Vino Durarero, "coupage" de Liberalia y Quinta do Portal, que presentó Paulo Coutinho.