Formación y educación

Los rectores denuncian la bajada del gasto universitario y los elevados precios

España es el segundo país entre los desarrollados que más ha reducido el gasto universitario mientras los precios públicos son los más elevados de la UE

18-12-2018Meneame
Una foto de archivo de dos estudiantes.
Una foto de archivo de dos estudiantes.. EP.

EFE / MADRID Los rectores han alertado este miércoles de que si la financiación universitaria no se convierte en una prioridad para los políticos y ello se refleja en los Presupuestos Generales del Estado el sistema podría perder su ritmo porque "todo tiene un límite".

Lo ha destacado el presidente de CRUE Universidades Españolas y rector de la Universidad de Lleida, Roberto Fernández, durante la presentación del informe "La Universidad Española en Cifras. Año 2016 y curso académico 2016/2017", donde se han manejado más de un millón de datos sobre las universidades españolas, y que ha sido elaborado bajo la dirección de Jose Antonio Pérez García (Universidad Politécnica de Valencia) y Juan Hernández Armenteros (Universidad de Jaén).

Los máximos representantes de las universidades han denunciado que España es el segundo país entre los desarrollados que más ha reducido el gasto por universitario mientras que los precios públicos son los más elevados de la UE, existiendo grandes diferencias regionales.

"Todo tiene un límite y corremos el riesgo de que el barco se quede en mitad del océano por falta de energía", ha avisado Fernández.

Aunque ha reconocido que "la coyuntura política parlamentaria es difícil para encaminar algunas políticas", el presidente de CRUE ha pedido a los partidos de todo signo que la Universidad sea una "prioridad".

El informe maneja más de un millón de datos sobre las 84 universidades (50 universidades publicas y 34 universidades privadas).

Los expertos han señalado que la recuperación económica ha variado la demanda de estudios universitarios que se produjo desde la crisis en 2008, aunque con comportamientos divergentes según la titularidad de las instituciones.

Así, en la última década se ha producido "un paulatino cambio" en las preferencias de los estudiantes a la hora de elegir centro universitario y la demanda hacia las universidades privadas ha crecido un 57,4%, mientras se ha reducido las de las universidades publicas un 2,2 %.

Si las universidades públicas absorbían en el curso 2016-17 el 83,6 % de los estudiantes, en el curso 2008-09 era el 89,2 %; y las universidades privadas matricularon hace dos cursos el restante 16,4 % cuando en 2008-09 era el 10,8 %.

En el caso de las enseñanzas de ciclo y grado, la demanda se ha reducido de forma global un 5,2 % entre el curso 2008-09 y el 2016-17, "un dato que no es ajeno a la mejora del rendimiento académico", ha apuntado el informe.

Por otra parte, el informe ha dedicado un capítulo a las "titulaciones de grado con demanda excesiva para sus expectativas de empleo", en el que hablan en concreto del caso de los maestros.

El grado de Maestro o Maestra muestra una gran diferencia entre la oferta y la demanda, sin olvidar que no es factible un desempeño profesional distinto a la actividad docente para el que esa acreditación académica pueda ser considerada de utilidad.

Además, hay que tener en cuenta la bajada de la tasa de natalidad de los últimos cuarenta años.

La brecha existente por tanto entre la demanda y la oferta de empleo de maestros previsiblemente estaría "afectando a la mitad de los egresados que no podrían ejercitarse en el desempeño de la profesión para la que se han formado", ha concluido la CRUE.

Por otra parte, los rectores han calculado en casi 500 millones de euros (488) la financiación de los precios públicos para estudiantes de grado en universidades públicas presenciales si se tomara a nivel nacional una medida como la de Andalucía, que desde este curso bonifica el 99 % del importe de los precios de los créditos aprobados en primera matricula.

En cuanto al gasto en I+D en porcentaje del PIB, cae por sexto año consecutivo y retrocede a niveles de hace una década. No obstante, los rectores han aseverado que la producción científica mantiene su crecimiento e incrementa su nivel de excelencia.

Otro aspecto subrayado es "el exiguo y excluyente" sistema de becas, que "no contribuye a la mejora de la equidad y del progreso social", según ha recalcado Fernández.