Canal de esquí
Seguridad

Cómo planificar una salida con esquís de montaña

Factores como las condiciones meteorológicas o el tamaño del grupo condicionan la elección de la ruta

07-03-2019Meneame

L.P. Cualquier salida a la montaña puede resultar peligrosa si no conocemos bien el terreno y nos encontramos con condiciones meteorológicas adversas. En el caso de una salida con esquís, el riesgo es mayor, ya que la nieve puede dificultar la ruta o causar accidentes inesperados. Por esto, es necesario preparar la excursión en casa con el tiempo suficiente y contemplar todos los posibles contratiempos que pueden surgir.

Planifica la salida con tiempo.
Planifica la salida con tiempo. Foto: GETTY IMAGES

Lo primero que debemos hacer es consultar la presencia y estabilidad de la nieve en el boletín regional de aludes. La Escala Europea de Peligro de Aludes va del 1 al 5. Con Peligro 5, se recomienda cancelar la salida.

Prepara la ruta

Elige una buena guía y estudia la ruta en un mapa de 1:25.000. Es importante que identifiques de forma previa las laderas potencialmente inclinadas.

Consulta la meteorología

La meteorología es decisiva a la hora de tomar decisiones y cambiar un plan en montaña. Si las condiciones son favorables, podremos recorrer una ruta media o larga con un grupo relativamente numeroso.

En condiciones meteorológicas inciertas o desfavorables, pueden surgir imprevistos. Si la nieve está muy dura o helada, o el riesgo de aludes es alto, el grupo debe ser reducido. Pueden formarse subgrupos de 4 ó 5 personas, que serán más fáciles de controlar.

Ropa de abrigo

Lo ideal es llevar 4 capas: camiseta térmica de manga larga, otra camiseta térmica similar de manga corta o un forro fino, un corta-vientos transpirable tipo Gore-Tex (fino y sin acolchados) y un primaloft o chaqueta de plumas fina.

Para la cabeza, se recomienda llevar un gorro o un pañuelo para ponérselo cuando sople el viento y haga más frío. También llevaremos un pantalón de esquí de travesía transpirable y con refuerzo en la zona de los tobillos. Protegeremos las manos con guantes finos para el ascenso y gordos para el descenso y los ojos, con unas gafas de sol o de ventisca.

El material técnico individual estará formado por: tablas de esquí, pieles de foca, botas de esquí de travesía, bastones, casco, cuchillas, crampones y piolet.

Reúne el equipo

Igual de importante que la ropa de abrigo es llevar un mapa, brújula y altímetro. Además, un GPS puede servirnos de ayuda en momentos de mala visibilidad, aunque hay que tener en cuenta que la tecnología puede fallar, por lo que nunca hay que dejar el mapa en casa aunque se disponga de un dispositivo GPS.

Además, es imprescindible llevar un mini kit de reparaciones, algún analgésico, botiquín con vendas y desinfectante, y, por supuesto, el equipo para avalanchas compuesto por ARVA, sonda y pala.

Una mochila de 25-32 litros es suficiente para una salida de un día o un fin de semana, en caso de pasar la noche en un refugio. Si llevamos mochilas de más capacidad las acabaremos llenando y tendremos que cargar con más peso del necesario.

Se recomienda no ir solo.
Se recomienda no ir solo. Foto: GETTY IMAGES

No vayas solo

Se recomienda que el grupo sea, al menos, de dos personas, aunque el número ideal de participantes en una salida de estas características está entre 3 y 6. De este modo, la seguridad será óptima.

Si van solo dos personas, en caso de accidente solo uno podrá buscar ayuda. Si los grupos son de más de 6 personas, hay más posibilidades de que alguien se quede atrás sin que el resto repare en ello.