Balonmano Zamora
laopinióndezamora.es >Balonmano Zamora>MMT>

El MMT Seguros da un paso al frente con un triunfo de infarto (24-23)

Balonmano | Liga Asobal

El MMT Seguros da un paso al frente con un triunfo de infarto (24-23)

El equipo zamorano se impuso al Villa de Aranda en un trabajado duelo en el que llegó a tener ventajas de seis goles

30-11-2014TuentiMeneame

PAZ FERNÁNDEZ Los aficionados al balonmano pudieron disfrutar ayer de un encuentro de altura, digno de la Liga Asobal y que, además, se decantó del lado zamorano y es que el MMT Seguros dio ayer un paso importantísimo hacia la permanencia al imponerse a un Villa de Aranda muy irregular y al que llegaron a aventajar en seis goles, en lo que fue la mayor renta zamorana a lo largo de los sesenta minutos. No obstante, el pabellón capitalino vivió un final de infarto, con dos aficiones volcadas que confiaron siempre en los suyos, aunque fueron los seguidores de los "Guerreros de Viriato" quienes volvieron a saborear las mieles del triunfo, con sufrimiento incluido.

Comenzó el encuentro (con la mejor entrada de la temporada) y lo hizo con dos equipos entonados y es que aunque fueron los visitantes los primeros en ver portería, el Balonmano Zamora le seguía sin problemas la estela. Ya desde los primeros compases se vio que iba a ser el día de Alberto Miranda. El portero fue el gran protagonista y es que pudo lucirse con paradas imposibles ante su exequipo que despertaban los aplausos y los vítores constantes. Ambos planteles funcionaban en defensa y se mostraban algo más débiles en el ataque pero estaba resultado un duelo equilibrado que se veía reflejado en el marcador. La estrategia zamorana venía con rotaciones constantes y reparto de jugadas entre las torres locales, Fernando y Andrés, y los hombres con mayor artillería: Octavio, Esteban Salinas y Camino.

Con 5-7 en el marcador en el minuto 14.28 llegó el punto de inflexión y es que el Villa de Aranda estuvo casi trece minutos sin anotar. Los rivales parecían sumidos en un letargo que les llevaba a constantes errores, propiciados por una buena defensa local, que no cedía un ápice, y un meta en estado de gracia. Camino y Salinas pusieron el empate a siete y el equipo comenzó a desvelarse, aunque sufría la lesión de Carletes en la rodilla que no pudo continuar y fue, sin duda, el punto más negativo del encuentro.

Ritmo rápido, evoluciones de balón precisas y un juego de calidad llevaron al MMT a tomar las riendas del duelo y a reflejar ese dominio en el marcador.

Octavio (2), Isma, Reyes y Salinas (2) fueron los encargados de llevar al electrónico la máxima ventaja (13-7) en el minuto 26, mientras que el Aranda seguía inmerso en su propia sequía. Quedaba poco para el descanso y los visitantes despertaron a tiempo de maquillar el resultado, aunque era Reyes el que ponía el 14-9 casi sobre la bocina que daba paso al asueto. Arrancó la segunda mitad y el MMT Seguros siguió mostrando su mejor versión, aunque el juego ya no era tan fluido por las continuas interrupciones que provocaban las faltas visitantes que trataban, sin éxito, de recortar distancias mientras que los de Edu García Valiente se permitían lucirse con goles casi imposibles. Todo parecía muy encarrilado pero lo cierto es que tras cincuenta minutos al cien por cien, el desgaste se empezaba a dejar ver y pudo salir caro ya que ese bajón físico permitió a los burgaleses acercarse en el marcador. Con 23-19, el MMT Seguros sufrió la exclusión de Miranda y los visitantes hicieron peligrar la victoria al poner un 24-22 a falta de tres minutos. Las aficiones, tanto la zamorana como la arandina, alentaban a los suyos bajo el "sí se puede" y la tensión era máxima. Los rivales pusieron el 24-23, de nuevo con Miranda en pista, a falta de minuto y medio. El balón era para los visitantes y los nervios estaban a flor de piel. Fue precisamente esa tensión lo que llevó a precipitaciones y es que el Aranda, con portero-jugador, no pudo hacer efectivo su ataque y la victoria se fue para el MMT Seguros que logra así casi media permanencia y es que es un triunfo más que vital.

La Opinión de Zamora - Página no existe