Por todos es conocido el empleo que crea el sector del vino en épocas tan importantes como la actual, en plena campaña de recolección y con los vendimiadores recogiendo la cosecha en los viñedos de la provincia.

Pero el sector del vino representa mucho más para el empleo y la creación de riqueza durante todo el año y no solo por el número de personas que emplea, sino también por el papel que juega para fijar población en el medio rural, tan desfavorecido en los últimos años por las cifras demográficas.

Según los datos facilitados hace un año por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, el sector del vino da trabajo anualmente en la comunidad a 19.000 personas. Además, está compuesto por cerca de 15.500 viticultores y 650 bodegas, que generan alrededor de 3.300 puestos de trabajo directos en toda la comunidad. En este sentido, no hay que olvidar además que el sector del vino es un nicho de empleo para trabajadores jóvenes. Uno de los aspectos importantes en los que destaca, por ejemplo, la Denominación de Origen Toro a nivel regional es que es la DO que más exporta de toda la comunidad.

Los vinos de Castilla y León superaron en el año 2018 los mil millones de euros de facturación y las exportaciones a terceros países en el periodo comprendido entre los años 2015 y 2017 crecieron un 24%. En el caso de Toro, la figura de calidad destina el 40% de su producción a exportación y el 60% al mercado nacional.

Aunque el Consejo Regulador tenía previstas varias acciones promocionales en el exterior en este 2020, la incidencia del coronavirus ha obligado a la DO a cambiar los planes de promoción internacional.

Incluso en este momento no está claro si se celebrarán ferias que había previstas para el próximo año, por lo que el Consejo Regulador está reforzando su posición en la promoción del mercado nacional.

El COVID también ha obligado a cambiar los planes promocionales de la DO Arribes, al haberse suspendido un gran número de ferias y presentaciones. En estos momentos, el futuro es un poco incierto para saber cuándo se podrá volver a salir al exterior a promocionar los vinos zamoranos.