El hasta ahora candidato de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) para presidir la Junta de Castilla y León, Rafael Delgado, ha presentado su renuncia debido a la "incomunicación" con su partido desde que se disolviera la dirección regional y se estableciera una gestora.

Delgado confirmó que el lunes se presentó en la sede nacional de la formación para mostrar su intención de abandonar la candidatura, ante lo que el responsable de Organización de UPyD, Juan Luis Amo, le pidió "48 horas para tratar de solucionar la situación", si bien a las pocas horas "admitió que no había arreglo" y le mostró su apoyo para que actuara "como considerase oportuno".

En este sentido, el que fuera líder regional de UPyD ha explicado que ha realizado "hasta seis intentos" para comunicarse con la dirección y solventar los problemas derivados de la creación de una gestora regional que permitiera "seguir adelante con la candidatura". "Me hubiera gustado seguir aunque sé que no íbamos a sacar nada porque ahora mismo somos un partido desmantelado, pero quería cubrir el expediente y demostrar que se había hecho un trabajo", aseveró.