Al igual que existe una gran alarma con materiales y objetos pequeños que nuestros hijos se pueden atragantar e intoxicarse, con los alimentos puede pasar igual. Las asfixia y atragantamiento es una de las principales causas de muerte en los más pequeños. Debemos tener cuidado con algunos alimentos que los más pequeños no puedan tragar o masticar bien.

La garganta de los niños es mucho más estrecha que la de los adultos, así como los más pequeños no tienen capacidad para distinguir aquello que pueden tragar y aquello que no. Y, a pesar de que podemos ir introduciendo alimentos sólidos y más duros según avanza la dentición de nuestros hijos, debemos tener cuidado porque su dentadura es todavía muy frágil, y no tienen capacidad para morder y masticar como los adultos.

Estos son algunos de los alimentos que más problemas de atragantamiento producen:

Palomitas

Las palomitas son un alimento que necesita masticarse para tragar, así como al tragarse pueden quedar restos del maíz incrustados en la garganta que no permitan el paso del aire. Debemos evitarlos con nuestros hijos más pequeños.

Frutos secos

Los frutos secos necesitan ser masticados, y muchas veces al ser tan pequeños, los niños se los tragan sin pensarlo. Hay que tener mucho cuidado sobre todo con las semillas, que son puntiagudas y pueden quedarse incrustadas en la garganta.

Aceitunas, cerezas y uvas

Hay que evitar alimentos que contienen hueso por dentro. Si les damos las opciones sin hueso, debemos cerciorarnos de que no lo tienen y partirlo a su vez en trozos más pequeños.

Gominolas y caramelos duros

Las gominolas son muy atractivas para los niños y pueden coger algunas y tragárselas sin morderlas. Debemos tener cuidado con ellas porque se pueden colocar en la faringe y no permitir el paso del aire.

Pescados

Hay que tener mucho cuidado con los pescados con espinas. Debemos revisar el pescado entero o si no, recurrir a aquellos que vienen sin ellas.

Carne muy dura

Los filetes que se tienen que masticar mucho para poder tragarse no son recomendables para nuestros niños.

Frutas y verduras muy duras

Es preferible que nuestro hijos coman verduras blandas cocidas o frutas blanditas para que no se produzca estos atragantamientos. Debemos evitar frutas y verduras como las manzanas o las zanahorias crudas. Podemos darles peras como alternativa o la zanahoria cocida o rallada.