¿Estás buscando un juego seguro para tu hijo de 1 a 2 años que pueda fomentar su autonomía y su capacidad psicomotriz? El juego heurístico es nuestro mejor aliado durante esta etapa.

El juego heurístico es una creación de Elinor Goldschmied, una maestra y psiquiatra que defendía el desarrollo autónomo de los niños sin la intervención de sus progenitores. Goldschmied es la creadora de juegos, tales como la cesta de los tesoros o el juego heurístico, que fomentan el autoaprendizaje, la observación, el descubrimiento y la exploración en los niños pequeños.

¿En qué consiste el juego heurístico?

El juego heurístico tiene como principal objetivo que los niños se relacionen con su alrededor y autoexploren sin la supervisión de un adulto. Está recomendado a niños de 1 a 2 años para que empiecen a relacionarse con diferentes objetos cotidianos por ellos mismos. Se trata de un juego muy común que los niños en las escuelas infantiles practican en grupos de cuatro o de cinco, pero que también se puede hacer en casa con nuestro hijo.

Para preparar el juego heurístico en casa necesitamos una espacio en donde colocaremos una alfombra para niños, objetos de casa, contenedores donde meter esos objetos y bolsas de tela. Es aconsejable que la habitación no tenga muchos estímulos para que se concentren solo en el juego.

El juego se divide en dos partes. Nosotros como padres y madres debemos poner en el suelo los objetos y los contenedores esparcidos por la alfombra. Primero, los niños, sin la intervención del adulto, observan, cogen, meten los objetos en los contenedores, los vuelven a sacar, emparejan distintos objetos, etc. Es decir, autoexploran y se relacionan con los objetos. Segundo, deben recoger y clasificar los objetos en cada bolsa para guardarlos. Este paso lo hacen con nuestra ayuda.

Los objetos deben ser diferentes entre sí y pueden ser de diferentes materiales: de madera, de metal, de papel, de cartón... Podemos usar cualquier objeto que tengamos por casa, siempre que sea complicado de romper y que no haya peligro de que se lo traguen. Algunos ejemplos de objetos de juego heurístico son las piñas secas, las frutas, velas, tapones, cuerdas, telas, bobinas de hilo, llaves... Es recomendable que tengamos varios objetos repetidos, por ejemplo, varias piñas secas, para que el niño en el juego los pueda clasificar y guardar.

Los contenedores deben ser de un tamaño pequeño para que puedan alcanzarlos y sirven para introducir los objetos. Podemos usar como contenedores los botes que tengamos en casa que ya no usemos. Las bolsas sirven para que nuestro hijo pueda con nuestra ayuda devolver los objetos a sus bolsas correspondientes. Debe haber el mismo número de bolsas que de objetos (no repetidos).

El juego heurístico suele tener una duración de 30/40 minutos. En los primeros 30 minutos los niños juegan y en los últimos 5/10 minutos recogen y clasifican los objetos.

Beneficios del juego heurístico

El juego heurístico promueve tanto la autonomía del niño como su capacidad psicomotriz, así como otras capacidades:

  • Coordinación óculo-motora: Este juego promueve que los bebés y niños pequeños puedan hacer actividades que requieran simultáneamente los ojos y las manos.
  • Capacidad cognitiva: Los niños poco a poco van relacionando conceptos, comprendiendo y asimilando lo que perciben mediante sus sentidos gracias a este juego.
  • Estimulación de los sentidos: Las texturas de los objetos y los sonidos que hacen al chocar unos con otros o al introducirse en uno de los contenedores estimulan sus cinco sentidos.
  • Responsabilidad: Los niños, con la ayuda de los progenitores o de sus cuidadores, son los responsables de volver a poner los objetos en sus bolsas de tela correspondientes.