TRANSPORTE

El Parlamento Europeo aprueba el proyecto que conectará con alta velocidad Lisboa y Madrid para 2030

Renfe dejó de operar el tren nocturno Lusitania Madrid-Lisboa debido a la pandemia y nunca se recuperó

Tramo Freixo-Alandroal, de 20,5 kilómetros, con construcción de un viaducto.

Tramo Freixo-Alandroal, de 20,5 kilómetros, con construcción de un viaducto. / LINHAS DE ELVAS

Paula Blanco

La línea de alta velocidad Lisboa-Madrid está más cerca que nunca. El Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles la revisión del plan para la red transeuropea de transporte (RTE-T) donde se incluyen proyectos transfronterizos como este, una conexión pendiente desde 2020, cuando Renfe dejó de operar el tren nocturno Lusitania Madrid-Lisboa debido a la pandemia y nunca se recuperó. Según lo aprobado, podría ser una realidad antes de 2030. El reglamento que ha recibido el visto bueno de la Eurocámara fue negociado durante la Presidencia española del Consejo de la UE y ha salido adelante con 565 votos a favor, 37 en contra -principalmente del PP español y de los eurodiputados de Vox y Unidas Podemos- y 29 abstenciones. Una vez sean aprobadas por el Consejo, entrarán en vigor veinte días después de su publicación en el Diario Oficial.

En su momento, el operador ferroviario público afirmó que necesitaba invertir 15 millones de euros para adaptar parte de su material rodante a la infraestructura portuguesa. Se debe a las diferencias de tensiones eléctricas y de los sistemas de señalización entre ambos países, algo que no se espera que se resuelva hasta al menos el 2025. Durante la 34ª cumbre Hispano-Lusa celebrada en Lanzarote hace un año, el entonces primer ministro portugués Antonio Costa aseguró que este año entraría en funcionamiento la nueva línea Évora-Elvas y que el trayecto tardaría 1 hora y 50 minutos. De la conexión entre las dos capitales, nada.

La última vez que salió el debate a la palestra fue en 2021, cuando la empresa pública Infraestructuras de Portugal se marcó el 2025 como fecha límite para poner en marcha un tren directo entre ambas ciudades con un tiempo de viaje de cinco horas. La línea de alta velocidad entre Lisboa y Madrid necesita el trámite de la conexión ferroviaria entre Portugal y Extremadura. Entre Évora y Elvas hay un recorrido de 90 kilómetros, un tramo que se preveía para 2023 y ahora se espera para el ejercicio actual.

La ponente del reglamento, Barbara Thales, del Partido Popular Europeo, declaró que "el reglamento permitirá al ferrocarril competir con el transporte por carretera, si se aplica como está previsto. Corresponde ahora a la Comisión garantizar que los Estados miembros cumplen sus obligaciones y presionarles si no hacen lo necesario". El PP ha justificado su negativa al plan alegando que "perjudica" a España y no tiene en cuenta las enmiendas 'populares' para "vertebrar las necesidades de infraestructura de España". "La Presidencia española tenía otras prioridades y no ha logrado alcanzar el objetivo de mantener la posición alcanzada por el Parlamento Europeo tan importante y necesaria para España", ha afeado el eurodiputado del PP, Pablo Arias, que subraya que el plan no impulsa tramos como Granada-Motril, el tramo Sevilla-Huelva-Faro o la reapertura de la Ruta de la Plata para mercancías y pasajeros.

Además de la conexión Lisboa-Madrid, el Parlamento Europeo ha dado el visto bueno a proyectos como el corredor por la fachada Atlántica y el corredor Mediterráneo desde Algeciras hasta Budapest. En el plan se establece que los ferrocarriles de la red básica de la RTE-T estén electrificados, circulen a 100 km/h en el caso del transporte de mercancías y atraviesen las fronteras interiores de la UE en menos de 25 minutos de media a finales de 2030. Una velocidad mínima de 160 km/h debería convertirse en la norma en los trenes de pasajeros a partir de finales de 2040.