El juez Elpidio José Silva ha admitido a trámite hoy otra querella del sindicato Manos Limpias contra el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, y seis miembros del comité financiero de la entidad por la compra del City National Bank de Florida (CNB), pese haber sido apartado de esta causa.

En dos autos notificados hoy, Silva admite la querella contra Ildefonso Sánchez Barcoj, Matías Amat, Gonzalo Alcubilla, Fernando Sobrini, Juan Bartolomé y Luis Crespo y el exdirector de desarrollo internacional e inversiones especiales Rafael Sánchez-Lozano, y la acumula en el procedimiento en el que ya investigaba estos hechos.

Manos Limpias presentó el nuevo escrito por delitos de administración desleal y societario y falsedad de documento mercantil después de que la Audiencia Provincial de Madrid afirmara que el sindicato nunca estuvo personado en esta causa, aunque el tribunal defendía que había indicios suficientes para investigar estos hechos.

De esta forma, tras admitirla a trámite y requerir a la querellante una fianza de 500 euros a prestar en cinco días, el titular del Juzgado número 9 de Madrid acepta su personación como acusación popular en las diligencias que ya tenía abiertas por esta causa y rechaza abrir una nueva.

Silva rechaza que el nuevo escrito sea turnado por reparto "cuando en realidad debería haber entrado como un mero escrito de personación" en las diligencias en las que investigaba la adquisición del banco norteamericano.

El pasado 19 de junio, la Audiencia Provincial de Madrid anuló la causa en la que investigaba la concesión de un crédito de 26,6 millones de euros por parte de Caja Madrid al Grupo Marsans, de la que desgajó la del CNB tras aceptar una ampliación de la denuncia inicial presentada por Manos Limpias y de la que también fue apartado.

La Audiencia también anuló la personación del sindicato como acusación particular en la causa del crédito al considerar que no cumplía ninguno de los requisitos exigidos por la ley.

Seis días después, otra sección del tribunal madrileño anuló la fianza de 2,5 millones que impuso a Blesa al sostener que el magistrado no tenía que haber aceptado la ampliación de la denuncia, sino que debía haberla enviado al decanato de los Juzgados de Madrid para que éste la asignara a otro Juzgado, y subrayaba que Manos Limpias nunca había estado personada en esta causa.

Y el 29 de junio, otra sección, en este caso la 29, apartó al juez del procedimiento del CNB, por el que envió a prisión incondicional al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa quince días después de haberlo hecho bajo fianza, y le emplazaba a tramitar "adecuadamente" su recusación.

Sin embargo, el magistrado dictó un auto el pasado lunes en el que se negaba a dar curso a su recusación e insistía en que el expresidente de Caja Madrid no la solicitó dentro de la causa de la compra del City National Bank de Florida.