La nueva vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha paralizado la propuesta del gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, y que había sido respaldada por el anterior vicepresidente económico, Pedro Solbes, para modificar la Ley de Cajas de ahorro.

La reforma preveía una nueva reducción de la presencia política en los órganos de la cajas, así como abrir la vía a una eventual privatización mediante la dotación de derechos políticos a las cuotas participativas que emitan las cajas, lo que hubiese abierto la posibilidad a la compra de las cajas de ahorro por inversores privados o por bancos. Hoy ninguna de ambas opciones es posible.

Elena Salgado no asume las reformas que el Banco de España quiere poner en marcha para limitar la representación política en los órganos de administración de las cajas, según confirmaron medios gubernamentales a la Cadena Ser.

Los cambios propuestos en el borrador que postulaba Fernández Ordóñez con el visto bueno de Solbes, han sido considerados demasiado drásticos por la nueva ministra, ya que afectan al reparto de poder en el seno de las cajas. Los partidos políticos están presentes en la actualidad en los órganos de las cajas de ahorro (asamblea general, consejo de administración y comisión de control) por dos vías: a través de los municipios donde operan las cajas, en proporción a los depósitos captados en cada municipio, y a través de sus entidades fundadoras, cuando éstas son instituciones públicas. Además, el Banco de España también aspiraba a suprimir o reducir los requisitos legales para acometer fusiones entre cajas de distintos regiones, aseguró ayer la versión digital de "Abc".

El vicepresidente segundo y consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León , Tomás Villanueva, analizó las informaciones que apuntan a una posible reforma de la ley de cajas en España, pactada entre PP y PSOE, que acabaría con el poder de las autonomías, y abriría, según dijo, la posibilidad de que otras entidades financieras adquiriesen alguna caja. Al respecto, insistió en que la Junta defenderá la naturaleza jurídica de las cajas y transmitió a las entidades de la Comunidad que «hay posibilidades de blindar» el sistema financiero regional. A pesar de todo, se mostró cauto, y anunció que se mantienen en contacto con los responsables ministeriales.