Washington

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la actual recesión probablemente será «excepcionalmente larga y profunda» y que la recuperación será «lenta».

La institución internacional sostiene en su informe de "Perspectivas de la economía mundial" que, del estudio de los ciclos históricos, se puede concluir que, habitualmente, las recesiones son breves, con una duración aproximada de un año, y las recuperaciones posteriores son fuertes, produciendo un «efecto rebote». No obstante, la institución advierte de que en el caso de recesiones vinculadas a crisis financieras, como ocurre en la actualidad, éstas suelen ser graves y la recuperación es habitualmente lenta, pero que, cuando, además, se trata de recesiones mundiales -lo que también ocurre ahora-, «suelen durar aún más e ir seguidas de recuperaciones aún más débiles».

Gran parte de los países avanzados sufre actualmente una contracción económica, liderados por Estados Unidos, donde los números rojos comenzaron en diciembre de 2007.

El FMI concluye que las políticas anticíclicas pueden ser útiles para poner fin a las recesiones y fortalecer las recuperaciones. En especial, las políticas fiscales expansivas parecen de particular eficacia, mientras que las monetarias pueden ayudar a acortar la recesión, pero con menor eficacia de lo habitual.

Por otro lado, el banco estadounidense JP Morgan Chase obtuvo un beneficio neto de 1.627 millones de euros en el primer trimestre, que, aunque supone una caída interanual del 9,8%, superó las expectativas del mercado. A su vez, Banesto ganó 210,85 millones de euros en ese periodo, el 3,1% menos.

Por otro lado, ayer se dio a conocer que el grupo estadounidense "General Growth Properties" (GGP), segunda propietaria de centros de comerciales más grandes de EE UU, anunció la mayor quiebra inmobiliaria del país, con una deuda de 20.520 millones de euros.