Madrid.- La bolsa española bajó ayer el 3,37 por ciento, la mayor caída desde mediados de agosto pasado, y perdió el nivel de 14.000, afectada por estadísticas que señalan la cercanía de la recesión en Estados Unidos y por la caída de la banca ante los malos resultados de Citigroup. Así, el principal índice del mercado nacional, el Ibex-35, cayó 486,70 puntos, equivalentes al 3,37 por ciento, y acabó en 13.945,20 puntos, nivel similar al registrado a mediados de septiembre pasado y que implica un descenso acumulado del 8,15 por ciento en las diez sesiones celebradas este ejercicio. Además, del Ibex, que liquidaba en esta sesión todas las ganancias acumuladas el año pasado, el 7,32 por ciento, el índice general de la Bolsa de Madrid bajó el 3,25 por ciento, mientras que el Ibex Small Caps cayó el 3,98 por ciento y el Ibex Medium, el 3,15 por ciento.En Europa, con el euro a 1,483 dólares, Londres bajó el 3,06 por ciento; París, el 2,83 por ciento; Milán, el 2,3 por ciento, y Fráncfort, el 2,14 por ciento.

La bolsa española empezó el día con pérdidas moderadas al seguir la estela de las plazas europeas, que desconfiaban del rebote del mercado estadounidense en la víspera, cuando subió el 1,3 por ciento. Las cosas empezaron a complicarse después del mediodía, cuando los futuros estadounidenses iniciaban un pronunciado descenso, lo que coincidía con el anuncio de Citigroup de que su beneficio anual se redujo el 83 por ciento tras registrar unas pérdidas de 9.800 millones en el último trimestre. Además dijo que despedirá a 20.000 trabajadores, iniciativa que también anunciaron algunas empresas tecnológicas, como Nokia. Los bancos fueron los que peor encajaron los malos resultados de Citigroup. Bankinter cedió el 7,68 por ciento, y Banesto, Santander, Popular, Sabadell y BBVA le hicieron compañía con descensos que van desde el 4,97 hasta el 3,4 por ciento.