Madrid.- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, prometió ayer que si gana las elecciones creará dos millones de puestos de trabajo y bajará la tasa del paro hasta el 7 por ciento a lo largo de la próxima legislatura. Zapatero se comprometió a «formar un empleo pleno real y más estable», además de subir el salario mínimo a los 800 euros.

Zapatero reclamó ayer «unas gotas de patriotismo a quienes están hablando en términos insólitos sobre la situación económica causando alarmismo entre la ciudadanía». «Crear una alarma injustificada puede dañar las expectativas y es lo menos patriótico que conozco», señaló en su intervención en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum, en el que también pidió «prudencia y sensatez» a la hora de analizar la economía.

El presidente confirmó ayer que el programa electoral del PSOE incluirá una reforma del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que seguirá «aliviando» a las rentas del trabajo, si bien irá más dirigida a «simplificar» este tributo que a bajarlo.

En su intervención el presidente del gobierno aseguró que «no es bueno» que los partidos políticos hagan una «excesiva competición» de ofertas fiscales en momentos electorales. Asimismo recordó que siempre se ha mostrado «favorable» a reducir impuestos, aunque también reconoce el «valor de los impuestos en democracia porque son garantía de cohesión y vertebración del país».

En su opinión, se trata de tener una presión fiscal como la actual, «razonable», que facilite la inversión, «pero ante todo simplificada, lo que supondría tanto un ahorro para los ciudadanos y las empresas como una rebaja del tipo impositivo». Es una «tarea pendiente» en la que el Gobierno pondrá el empeño, señaló.

José Luis Rodríguez Zapatero recordó que en esta Legislatura se ha aprobado una reforma fiscal con rebajas del IRPF dirigidas sobre todo a las rentas del trabajo y que ha supuesto que dos millones de personas hayan dejado de pagar este tributo, así como una bajada del impuesto sobre sociedades. Aunque dijo que el Gobierno recibió del PP una herencia económica «aceptable» que nunca ha tenido «la tentación de desacreditar», Zapatero señaló que esta herencia venía «acompañada de algunas hipotecas» que su Ejecutivo «ha conseguido o está consiguiendo levantar». Según el presidente del Gobierno, la base de la economía española y sus fundamentos «son mejores que nunca», pese a las «incertidumbres» de la economía mundial, que atribuyó de nuevo al mercado hipotecario de Estados Unidos y a la subida del petróleo, así como otras materias primas, como los cereales.

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, anunció ayer que recortará en torno a cinco puntos el Impuesto de Sociedades si gana las elecciones. Advirtió que en campaña «no vale todo» y que tiene la intención de cumplir las promesas electorales que va a plantear su programa electoral. A este respecto, recordó que ya hizo dos anuncios importantes: que no paguen IRPF los que ganen menos de 16.000 euros al año, y una subida de determinadas pensiones porque no lo podemos permitir», afirmó.

El líder del PP señaló que su prioridad, en caso de ganar las elecciones, será subir los salarios, porque la «obligación básica» de cualquier Gobierno es atender que lleguen familias a fin de mes. Para ello, intentará mejorar la productividad, apostando por las nuevas tecnologías, la formación y la bajada de los impuestos.