El Zamora Enamora regresa mañana a la acción con la disputa de la primera jornada de liga de la presente temporada en LEB Plata. Una categoría en la que los zamoranos tienen un reto mayúsculo por delante en esta ocasión pues, además de haber renovado por completo su plantel, tendrán que afrontar una Conferencia Oeste con un nivel sensiblemente más alto del esperado sobre el papel. Desafío que comenzará en Carbajosa de la Sagrada, frente a su vecino Aquimisa Carbajosa (18.00 horas) en un partido que los de Saulo Hernández encaran con problemas en sus posiciones interiores.

La casualidad ha querido que las dos primeras jornadas de Liga Regular sean precisamente ante los dos equipos con los que disputó la primera jornada de la Copa de Castilla y León y la final de la misma: Aquimisa Carbajosa Empresarial y Tizona Universidad de Burgos. Dos rivales realmente duros pese a los buenos resultados y sensaciones obtenidas por el cuadro zamorano en el trofeo regional. De hecho, pese a haber logrado superar al cuadro salmantino en esta última ocasión, en el Zamora Enamora se espera un partido muy complicado como debut.

Los salmantinos no dejan de ser un conjunto que, a estas alturas, está mucho más rodado que la formación de Saulo Hernández. Y es que, el club salmantino ha configurado una pretemporada con múltiples partidos en la que, además, ha dispuesto de todos sus miembros desde el primer momento. El base Carlos Hidalgo, que repite, el americano Harrison Cleary y con la torre del equipo, Milan Pavlovic (213 cm), son sus principales referencias a día de hoy. Un grupo de calidad que, además, tendrá como ventaja su mayor suma de centímetros en la pintura dadas las bajas que arrastra el Zamora Enamora.

En la formación zamorana viajará mañana con una rotación más corta de lo deseada. No solo porque, a día de hoy, le falta todavía por fichar un pívot o porque Pinda Traoré todavía sigue lidiando con problemas burocráticos desde Malí para incorporarse al grupo, también por las lesiones de Manu Vázquez e Ismael Tamba, que debilitan las posibilidades interiores del Zamora Enamora. Estas ausencias, pese a los refuerzos de Shaquillo Fritz y Pierre Waly, que debutarán mañana como jugadores azulones, dan ventaja en el apartado físico al cuadro charro. Un problema que los zamoranos tratarán de paliar con un juego rápido y vistoso frente a un equipo que, tradicionalmente, no se le da bien en campeonato regular.