El Zamora Enamora inicia hoy su calendario de partidos de pretemporada con una primera prueba de lo más exigente. Un encuentro enmarcado dentro del Trofeo Diputación de Zamora, del que se desarrollará esta tarde (20.00 horas) en el Ángel Nieto su 42ª edición, que tendrá como invitado de honor al UEMC Real Valladolid de baloncesto.

La categoría del rival, conjunto que milita en la actualidad en LEB Oro y que busca desde hace alguna campaña dar el salto a la élite nacional, es evidente. Hasta el punto de llevar al propio Saulo Hernández, técnico del Zamora Enamora, horas antes del partido a asegurar que los vallisoletanos “hacen un gran favor” a su equipo viniendo a la capital del Duero para medir fuerzas.

“Hay que agradecer al Real Valladolid, en especial al que fuera nuestro entrenador Roberto González y al gerente Pepe Catalina, por venir a Zamora a disputar este encuentro. Igualmente a Mike Hansen, que ahora ya no está en ese club y que fuera nuestro jugador pero que también ayudó para que el partido se pueda llevar a cabo”, indicó Saulo Hernández en rueda de prensa, afirmando que “será la primera vez en muchos años que un equipo de LEB Oro acuda a disputar un encuentro al Ángel Nieto y espero que el público disfrute del nivel de baloncesto que puede ofrecer”.

UEMC Real Valladolid es, a día de hoy, una de las grandes plantillas del baloncesto regional y llega a este encuentro siendo un adversario posiblemente inasumible para el Zamora Enamora. Ya no por la diferencia de categoría, o el desequilibrio en el nivel económico y deportivo de sus planteles, también porque el cuadro zamorano continúa todavía en fase de construcción tras un verano con muchos cambios.

De hecho, y según apuntaba el propio Saulo Hernández ayer en rueda de prensa, el Zamora Enamora llega al encuentro con tantas ausencias que parte de la rotación que presentará hoy pertenece al equipo de Primera Nacional del Zamarat Virgen de la Concha.

“Hay que dar las gracias al club, a Félix Campos y a Nacho Teruelo porque, con su permiso, estamos contando con jugadores de su equipo para poder entrenar y hoy nos ayudarán a afrontar este partido porque todavía estamos cortos de efectivos y tenemos problemas en la rotación”, apuntó el técnico, que tiene clara que la premisa para el Zamora Enamora esta tarde es “recuperar la identidad”.

El técnico no dudó en afirmar que “se pierda de 40 o se gane de cinco”, quiere que los asistentes al encuentro disfruten “de un equipo que va al máximo, que pelea sin descanso hasta el final y dan ganas de aplaudirle con independencia del resultado”. “Creo que el año pasado, por muchos motivos, el equipo no fue capaz de mostrar ese carácter. La identidad es un valor que cuesta mucho ganar y es muy fácil de perder, por ello intentar recuperarla es nuestro principal objetivo, empezando hoy”, subrayó.