Balonmano - División de Plata

El Balonmano Zamora se hunde en la clasificación

Los pistacho caen ante otro rival directo y se complican todavía la situación

Transmapi UD Ibiza HC - BM Zamora Enamora

Transmapi UD Ibiza HC - BM Zamora Enamora / AREA 11

AREA 11

No hay manera. El Balonmano Zamora lo intentó todo, pero acabó doblando la rodilla ante un rival directo de la zona peligrosa como Trasmapi Ibiza. El talento de Jeremic en la dirección y de Javi Rodríguez en todas las facetas del balonmano ofensivo fue demasiado para los pistachos, que remaron en pos de una remontada complicada desde los primeros compases, cuando los pitiusos se habían ido 9-3, pero no hubo forma. El equipo tuvo la opción de ponerse a dos en los minutos finales después del 26-23 de Mendes, pero no entró y al final Ibiza se escapó con comodidad.

De salida, los ibicencos buscaba el juego al pivote abriendo la lata desde los siete metros, con gol de Sancho en parábola. Samassolo imponía su potencial físico para empatar en el pivote de los pistachos, pero los pitiusos cogían el mando del partido al mandar en los dos costados de la pista, con una gran defensa y acciones de la primera línea entrando bien hasta seis metros. Así se escapaban los de Tilves con un 4-1, roto por Cubillas desde el extremo.

Perdonaban los viriatos un siete metros con 6-3 en las luces a los diez minutos de encuentro, gran intervención de Doménech, aunque Víctor Doval comenzaba a aparecer en la portería de enfrente para sujetar a los zamoranos en la contienda. Las prisas no eran las mejores consejeras ni para Ibiza ni para Zamora en una fase algo atropellada.

Un golazo de Nikola Jeremic ponía un preocupante 8-3 a los trece minutos que obligaba al tiempo muerto de Diego Soto. Recortaba el cuadro de los Viriatos en seis metros pero varias pérdidas de balón sincermanete evitables lastraban a los zamoranos.

Khalil aprovechaba un desajuste de la defensa visitante colocando el 9-4, aunque una buena reacción se plasmaba en dos goles. Una diana de Prada en el extremo cortaba esta buena fase zamorana, aunque Medina comenzaba a demostrar su calidad con un golazo que además forzaba los dos minutos a Álex.

El propio Medina sellaba el parcial pistacho de 2-5 con otro tanto sensacional, pero un inoportuno "dos minutos" obligaba a replantrear la defensa en el mejor momento del equipo. Samu Pereiro desde la primera línea y una gran rosquita de Prada desde el extremo ponían un 12-8.

Un dos para dos muy bien resuelto en 6 metros y una entrada poderosa de Carballo recortaban para los castellanos (13-10) pero el equipo de Eugenio Tilves, donde debutaba el aragonés Rafa, vivía del talento de Javi Rodríguez, autor de una hermosa diana en el 14-10. En la última jugada del primer periodo, con crono a cero, el golpe franco a favor de los pistachos lo lanzaba con maestría Rafael Paulo esquivando a la barrera y ubicando el 15-12.

Había esperanzas de remontada porque el equipo de Soto no le perdía la cara al encuentro en ningún momento. Ibiza pecaba de numerosas pérdidas de pelota, pero también en ocasiones las prisas pesaban a los pistachos. Costas cogía las riendas del equipo y anotaba el 16-14, pero un miusil de Jeremic en primera línea oxigenaba a los pitiusos.

Casares ponía a los Viriatos a dos dianas y se soñaba con todo porque el equipo rendía bien, ahora con Edmilson Gonçalves bajo palos. Hermoso duelo en la dirección de los respectivos ataques entre Costas y Javi Rodríguez, quien lograba goles para los ibicencos en los momentos más complicados, y cuando la pelota quemaba más.

Los locales sufrían un dos minutos pero ahí se aplicaban en defensa como leones, y a diez minutos de la contienda en set segundo periodo un misil de Jeremic le doblaba las manos al arquero pistacho (20-16). Las faltas en ataque para los zamoranos eran un lastre y Javi Rodríguez anotaba una diana que además acarreaba una exclusión de Víctor Manuel Peinado.

Se llegaba al ecuador del segundo tiempo con un tiempo muerto del preparador de los Viriatos tras otra diana del infalible Jeremic poniendo a los isleños con seis de distancia. Una buena defensa tras las órdenes del míster forzaba el pasivo de los celestes y Zamora se lanzaba con ilusión a por el sueño de igualar el electrónico de las manos de Medina.

A los 52 minutos de encuentro, el propio Medina desde 7 metros ponía el luminoso en 26-22 y después de otro acierto defensivo, Mendes ponía el 26-23. Tres abajo y seis minutos, había tiempo y la defensa seguía fuerte, pero los pistachos perdonaron el ataque para situarse a dos y Njegos Dukic llevó la renta pitiusa a cuatro.

Un paradón de Doménech a Costas era ver cómo las opciones quedaban sepultadas, a pesar de una mixta en defensa sobre Javi y el propio Dukic. Sancho desde los siete metros ubicaba el 28-23 a dos minutos del final y ahí morían las opciones del equipo zamorano que cada vez está en más serios problemas.