El Seguros Bilbao Taller Central Diésel regaló una victoria que acarició durante muchos minutos ante un rival directo, el Agrocesa Aldeamayor, que remontó doce puntos de diferencia para ganar finalmente por 60-63 a los naranja.

Con gran parte de la cantera como testigo, el Seguros Bilbao comenzó el encuentro con mucho ritmo y conseguía sumar con facilidad. En su debe, la floja defensa interior que permitía a los pucelanos mantenerse vivos en el choque de la mano de un acertadísimo Rivero.

En el segundo periodo, los locales ajustaban la defensa y se escapaban en el marcador llegando a gozar de nueve puntos de renta cuando el cuarto finalizaba. Pero el acierto visitante desde el triple hizo disminuir la ventaja antes de enfilar el camino de los vestuarios.

Un buen comienzo hizo crecer la ventaja zamorana hasta los doce puntos (50-38) mediado el tercer periodo y todo parecía indicar que el partido estaba bajo control. Pero entonces entraron las dudas en ataque, que también se trasladaron a la defensa perdiendo consistencia. Motivos por los que el cuadro local tiró por tierra gran parte de su trabajo anterior antes de entrar al último cuarto, al que se llegó con Seguros Bilbao Taller Central Diésel con solo tres puntos de renta sobre su rival.

El duelo había variado su guion y los zamoranos pronto se vieron por debajo en el electrónico. La precipitación y los nervios hicieron mella en el equipo de Campos, que además se fue del partido fruto de algunas decisiones arbitrales que rompieron su calma. Dentro del último minuto y con dos puntos abajo, se desaprovechó un ataque vital que pudo cambiar el signo final del partido, haciendo que el equipo naranja recurriera a las faltas para forzar la prórroga que tuvo en un postrero lanzamiento de Gonzalo Guerra que no acertar.