El CD Villaralbo cayó derrotado ayer contra todo pronóstico en su feudo, Los Barreros, en un duelo frente al filial del Unionistas de Salamanca que puso fin a su excelente racha de resultados en la Regional de Aficionados. Una dinámica de diez partidos sin perder que terminó ayer con el 0-2 en favor de los charros en un partido que tuvo más color azulón de lo que reflejó el marcador.

Con el 1-5 en favor de la escuadra de Pablo Gil con el que se abrió el campeonato como último precedente, parecía lógico pensar que el CD Villaralbo contaba con altas posibilidades de hacerse con la victoria ante su público. Sin embargo, y a pesar de los buenos números como local del cuadro zamorano, el duelo tuvo un final diferente al esperado.

La necesidad del filial salmantino por puntuar, ya que se encuentra envuelto en la lucha por la permanencia, le llevó a combatir de tú a tú con los zamoranos, muy inconexos a la hora de elaborar ataques. Una falta de profundidad y acierto que parecía dejar el duelo en tablas al descanso, sin embargo los charros se adelantaron al término de la primera mitad con un gol de Motos.

El tanto supuso un duro golpe para el CD Villaralbo que, en la segunda mitad, redobló esfuerzos en la parcela ofensiva y tomó riesgos en busca de la remontada. Un compromiso que los charros aprovecharon para sentenciar el envite a poco menos de diez minutos para el final con un tanto de Sousa aprovechando un fallo de la zaga local.