El Zamora Rugby Club atraviesa por un momento delicado. Después de iniciar la liga con varias alegrías y mostrando un notable juego, las lesiones han menguado notablemente sus fuerzas. Una dura realidad que volvió a quedar reflejada sobre el verde el pasado sábado con la derrota encajada ante el Aranda Rugby Club en la Ciudad Deportiva.

El “Quince del Carnero” acudía a la cita dispuesto a mejorar su imagen respecto a la jornada anterior, en la que cayó ajusticiado con gran contundencia en territorio leonés. Y, como en aquel partido, durante los primeros minutos rindió a un alto nivel y fue de lo más competitivo. Sin embargo, la falta de efectivos hizo que fuera flaqueando hasta no poder hacer frente a un plantel visitante que se impuso con claridad (6-71).

Pese a no poder contar una vez más con Socio, el Zamora Rugby Club no flojeó ni en las melés estáticas ni en las “touches”. De hecho, arrancó con gran energía el encuentro y manteniendo la posesión del balón se adelantó en el marcador por medio de un golpe de castigo firmado por Mario.

Aranda fue entonces poco a poco encontrando su sitio y metiéndose en partido, tomando la delantera en el minuto 15 de juego. Aun así, los locales reaccionaron y volvieron a ponerse por delante gracias a una acción muy similar a la primera tanto por su ejecución como por su autor, Mario.

Aun así, poco duró la alegría al “Quince del Carnero”. Aranda RC golpeó de nuevo y logró un segundo ensayo que dejó muy tocados a los zamoranos. Un bloque que, con el paso de los minutos, vio menguar sus fuerzas y no pudo seguir luchando de tú a tú con los visitantes.