“El escudo es lo primero y está por encima de todos”. Así de contundente se ha mostrado en declaraciones a este periódico el presidente del Atlético Benavente, Álvaro Arias San Mauro, al ser preguntado por lo sucedido en los últimos días en la entidad blanquiazul, con la salida precipitada e inesperada de cuatro jugadores de la primera plantilla mientras que el equipo sigue inmerso en una preocupante crisis de resultados que lo mantienen en puestos de descenso a Segunda División B (actualmente es penúltimo con 8 puntos).

Cauto en sus palabras y sin querer entrar en más polémicas de las que ya de por sí han generado las últimas decisiones, el máximo responsable puntualizó que, por el momento, los cuatro jugadores señalados (los benaventanos Malaguti y Novoa, además de los “recién llegados” Guille y Josema) se encuentran “apartados del equipo” pero también admitió que “esta temporada no van a volver a jugar en el Atlético Benavente”. Por ello, la intención de la directiva es negociar en los próximos días las respectivas rescisiones de contrato y ocupar esas fichas libres con nuevos jugadores que ayuden al objetivo de salvar la categoría.

Falta de rendimiento y episodios contra el reglamento interno

Sobre la causa de haber tomado estas decisiones tan drásticas, Arias San Mauro no quiso aportar demasiados detalles y se limitó a hablar de una “falta de rendimiento” en la cancha que no pueden permitirse si quieren permanecer en Segunda División, aunque sí confesó la existencia de algunos episodios “contra el reglamento interno del club” por los que algunos de los protagonistas ya fueron sancionados semanas atrás.

La situación terminó de explotar hace unos cinco días cuando la junta directiva se reunió con el entrenador, Chema Sánchez, para analizar la situación deportiva y el devenir del club. De este encuentro se salió con la ratificación del míster en el puesto tras asegurar el salmantino que se “veía con fuerzas de continuar y que iba a sacer la situación” y también con la decisión de apartar y valorar el futuro de estos jugadores. 

Álvaro Arias no ocultó tampoco la dureza de tener que tomar este tipo de determinaciones, sobre todo las que afectan a futbolistas de Benavente, pero cree que es la única vía posible para salvar el proyecto actual. Lo que también dejó entrever en sus declaraciones en LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA es que no se opondría al regreso en un futuro de Novoa y Malaguti, aunque opina que lo mejor en estos momentos es separar los caminos.

Fue, precisamente, gracias a Malaguti, que hizo un comunicado público en sus redes sociales, como se conoció su salida de una entidad que considera su casa. En su escrito Iván de Uña daba las gracias al club y a los aficionados por dejarle formar para de este proyecto al que puede que vuelva a unirse un futuro. Mientras, la situación de David Novoa es distinta puesto que ahora mismo se encontraba cedido por el Palma, entidad a la que pertenece. Ambos, junto con Josema y Guille, deberán buscar salida lejos de La Rosaleda.