El Zamora CF se impuso hoy al Bergantiños CF por 1-3 en un partido que los zamoranos decantaron en una segunda mitad cargada de goles y suspense. Un tiempo que se abrió con el gol de Viana y que continuó con el empate de un cuadro gallego que marró la oportunidad de contrarrestar el 1-2 de Pana, jugador que asistió a Ribeiro en el definitivo tanto visitante que cerró el choque.

Comenzó el partido con minutos de tanteo sobre el campo de Carballo. Sin embargo, tras medir rápidamente sus fuerzas, los clubes tomaron posiciones y el Zamora CF se hizo con el control del esférico.

El dominio zamorano se prolongó durante varios minutos, aunque tanto la defensa gallega como el terreno de juego dificultaron que el equipo de Yago Iglesias pudiera generar ocasiones de forma clara. Eso sí, en este tramo del choque gozó de su oportunidad más clara de abrir el marcador en una falta botada desde banda derecha que Rueda culminó en el segundo palo. El central, que ganó bien a su par en este balón pasado, remató con el exterior y cruzó el cuero un poco más de lo deseable.

Era el minuto 7 de partido y el Zamora CF se asentaba en Carballo. Sin embargo, y tras rondar el gol en otra doble oportunidad para Silva con dos remates poco afortunados en la frontal, el duelo fue equilibrándose cada vez más. El Bergantiños gozó de una primera llegada y, ese intento junto a su eficacia en el juego directo, le valió para recuperar terreno.

Los gallegos se fueron creciendo y, antes de la media hora de juego, ya llevaban la manija del envite. Caballé y Vallejo no se encontraron cómodos y eso lo aprovechó el Bergantiños que tuvo el 1-0 en una falta de este último en la frontal rojiblanca. Una opción que desbarató en el minuto 27 Iricibar con una buena estirada abajo, al palo largo, respondiendo a un disparo seco y bien ajustado.

El susto quizá hizo reaccionar un poco al Zamora CF, que mejoró respecto a los minutos previos antes de encarar el descanso. Sin embargo, los de Yago Iglesias apenas generaron peligro, siendo el carril izquierdo su mejor arma para ganar saques de esquina o centro al área de los que se defendió bien su adversario.

El Zamora CF necesitaba un empujón para recuperar completamente el paso y lo encontró nada más reiniciarse el encuentro en forma de gol. Un balón largo que Altube golpeó de cabeza en campo rival acabó cayendo a los pies de Manu Viana quien, desde lejos, chutó a portería. Un lanzamiento abajo, con bote incluido, que sorprendió al meta rival y se coló por el primer palo para adelantar al Zamora CF.

El tanto, sin embargo, no hizo que el conjunto de Iglesias tomara el mando del duelo de forma contundente. Sí, controló los siguientes minutos, pero no tardó en volver a ceder terreno ante el empuje local. Un ímpetu que llevó al Bergantiños a igualar la contienda minutos más tarde con un tanto fruto de una falta lateral en banda izquierda que Agulló remató completamente solo ante Iricibar.

El empate exigía a Iglesias actuar y no dudó en introducir cambios en su once inicial. El entrenador dio paso a Pana, Ribeiro y Ander. Y con esos tres cambios, el Zamora CF ganó enteros, al menos a la hora de buscar el gol.

Y es que, si bien el cuero siguió en pies de los locales, el partido se desestabilizó en favor de los rojiblancos con una buena jugada en banda derecha que Pana, con un genial tacón, remató al red. Un gol precioso que volvía a poner por delante al Zamora CF.

Era momento de aguantar el resultado pero, por contra, el Zamora CF se hundió atrás. Una postura que pudo salirle cara con un penalti más que dudoso señalado en favor del Bergantiños en un despeje sobre la línea del área rojiblanca. Una falta más que rigurosa, excesiva para acabar en los once metros.

Sin embargo, el empate no llegó y sí lo hizo el 1-3 que cerraba el partido. Un giro brusco de guion en apenas un par de minutos que inició Iricibar lanzándose como un gato para atajar el penal y que continuó con una buena jugada por banda izquierda de los zamoranos. Esta vez en un robo de Pana, de aquella manera, para asistir a Ribeiro al primer palo y marcar el tercero de los visitantes.

El tanto acabó con las esperanzas de un Bergantiño que no se rindió pero que, en el tramo final, no hizo más que colgar balones y dar patadas sin sentido ante un Zamora CF que, esta vez sí, supo guardar su meta y cerrar una nueva victoria.