El BM Zamora Enamora inicia (18.00 horas) la segunda vuelta de esta primera fase de la liga con la ineludible obligación de ganar a los que serán sus rivales en la segunda fase de la competición en la lucha por la permanencia donde previsiblemente estarán los zamoranos. Y uno de esos enemigos directos vuelve a ser un Zarautz que despachó a los pistachos con una rotunda goleada por 43-26 en el primer partido de la temporada disputado en la localidad guipuzcoana.

El nuevo entrenador del Zamora Enamora. | LOZ

Resulta evidente que este nuevo clásico entre dos equipos que llevan muchos años enfrentándose será completamente distinto, porque el Zamora Enamora ha ido mejorando respecto al comienzo de la temporada paulatinamente, aunque no haya sido suficiente para sumar las victorias que a todos nos gustaría, y porque en el banquillo se ha sentado el asturiano Fran González que está intentando darle otro aire al equipo. El técnico asturiano está haciendo hincapié en que sus posibilidades pasan por una importante mejora en la defensa que no apareció del todo el pasado fin de semana contra Burgos pese a que ya se vio un cambio de actitud y, sobre todo, una regularidad en el juego que echábamos de menos anteriormente. El equipo mantuvo un alto nivel competitivo durante los 60 minutos que le hizo estar dentro del partido en todo momento, aunque el rival se encuentra muy lejos actualmente.

Guille y Andrés en el último partido. | LOZ

Caso distinto va a ser el del Zarautz que ha ganado ya tres partidos, al fin y al cabo, tan sólo dos más que el Zamora Enamora que tiene por delante mucho margen de mejora. El club busca refuerzos pero no parece sencillo encontrar jugadores que aporten lo que necesita el equipo pistacho. Además el rendimiento de los jugadores llegados de fuera tiene también un amplio margen que la afición les debe exigir. Además la figura de Jortos planea sobre este Zamora Enamora que no ha sido capaz de sustituir las muchas cosas que el veterano vallisoletano aportaba al equipo y que desaparecieron tras su lesión.