El BM Zamora Enamora inició la segunda vuelta de su grupo en División de Honor Plata con una victoria por 28-25 en un partido en el que mostró gran intensidad para superar a un Amenabar Zarautz que peleó hasta mediados de la segunda mitad cuando la combinación de buenas defensas y goles locales con firma argentina decantaron el envite. Y es que, además de Doval y Mach, Bellia acabó siendo el máximo goleador del envite.

Con una sola victoria en su casillero, el cuadro zamorano arrancaba la segunda parte de su grupo de clasificación con la imperiosa necesidad de hacerse fuerte en casa de una vez por todas. Y lo hacía ante un Amenabar Zarautz con el que tenía una cuenta pendiente pues los vascos humillaron al plantel pistacho en el inicio de curso.

Con esa primera derrota en mente, el cuadro de Fran González saltó a la pista dispuesto a comandar el partido desde el primer minuto. Y si bien fueron los visitantes los que abrieron el marcador, el BM Zamora Enamora no tardó en llevar la iniciativa. Tres paradas consecutivas de Doval y los goles de Bellia, Andrés y Guille reflejaban esa intensidad local tras los primeros cinco minutos de juego (3-2).

El ímpetu zamorano, sin embargo, tuvo respuesta por parte de un Amenabar Zarautz que mediante la potencia de fuego de su primera línea redujo diferencias. Solo Horcajada encontró portería por parte pistacho en esos compases y por ello el marcador reflejó un 4-4 que volvía a dejar las espadas en todo lo alto. Un tanteo fruto también de los primeros fallos del BM Zamora Enamora.

Los siguientes compases transcurrieron con un intercambio de goles que lideraban los de Fran González, al menos hasta que con 7-7 y en el minuto 14 de juego, Fernando fue excluido por una acción sin discusión. Un lance que permitió a los jugadores vascos cobrar dos goles de ventaja y forzar el tiempo muerto del técnico local. Un receso del que se regresó con tanto de Pancho Bellia pero con una nueva sanción de dos minutos a un jugador local, en esta ocasión al argentino.

La segunda exclusión pesó menos para los zamoranos. La entrada desde el banquillo de Maide, Nacho López e Illesca dio aire al bloque local. El canterano, autor de dos goles, mantuvo intacta la tensión del partido de cara a una recta final a la que Amenabar Zarautz entró en inferioridad numérica y perdiendo parte de su ventaja (10-11, m. 20).

El BM Zamora Enamora volvía a estar entonado en defensa y, tras varios intentos, volvió a equilibrar el duelo por medio de Jaime en el minuto 23 (11-11). Pero fue una alegría duró poco pues, en apenas un minuto, Amenabar Zarautz lograba volver a los dos de ventaja. Golpe que no detuvo a un cuadro pistacho muy comprometido y espoleado por su afición para seguir defendiendo con uñas y dientes su marco, defensa que resultó clave antes del asueto.

Con la zaga bien firme y Doval volviendo a intervenir con asiduidad, el BM Zamora logró llegar al descanso con 15-15 en el marcador tras tantos de Illesca y Bellia. Un marcador que hacía justicia a la entrega pistacho hasta ese momento.

Una falta en ataque bien forzada por Jaime y un gol de Nacho López dieron comienzo a la segunda mitad. Una reanudación que contó con los porteros como protagonistas en su inicio con parada que hicieron que se viera puerta con menos fluidez, llevando la delantera el cuadro pistacho al término de los primeros cinco minutos tras el descanso gracias a un maravilloso gol de López en una gran rosca (18-17, m. 35).

Pese a los buenos minutos del BM Zamora Enamora en pista, el resultado del partido seguía siendo incierto. Los de Fran González defendían bien pero carecían de puntería para abrir más las diferencias en el marcador, teniendo que aguardar dos minutos para ver como Cubillas, con su primer tanto, hacía que el buen juego se reflejara en el tanteo (19-17, m. 37).

El parcial en favor de los “Guerreros de Viriato” se estiró un poco más, hasta el 20-17 que anotó Nacho López. Entonces, Amenabar Zarautz rompió su sequía y, pese a que Jaime anotó un nuevo tanto, las diferencias al paso por el ecuador del segundo acto se redujeron. 21-19 reflejaba el luminoso cuando Mach efectuaba su primera parada.

Un tanto local después, el cuadro vasco se planteó pedir tiempo muerto pero dos errores ofensivos del BM Zamora Enamora retrasaron la decisión hasta que Gallego puso el 23-20 con doce minutos por disputarse en el Ángel Nieto. Un tiempo en el que la incógnita era saber si los locales iban a poder mantener la intensidad con la que se empleaban en cada acción y que les estaba dando ventaja en el partido.

Amenabar Zarautz trató de reaccionar de inmediato pero Pancho Bellia, desatado en pista, firmaba su octavo tanto y hacía que los tres tantos de renta pistacho siguieran intactos de cara la recta final. Diez minutos a los que se entró con superioridad local que, contra todo pronóstico, no favoreció a los de Fran González. Con un hombre menos, Amenabar Zarautz recortó un gol al colchón pistacho. Por fortuna, Bellia no tardaría en responder ya con todos en pista (25-22, m. 54).

El partido estaba en manos del BM Zamora Enamora pero los locales estaban más descontrolados que en minutos anteriores y solo David Mach sostenía la renta. Quizá por ello, Fran González pidió tiempo muerto y, aunque la jugada posterior para anotar no acabara en la red y el rival sí anotara, Illesca a sensacional pase de Nacho López y Raúl Maide forzaban al técnico de Zarautz a parar el partido y apurar sus balas con tres minutos y medio de juego y su equipo cuatro goles abajo en el marcador (27-23).

La apuesta de los visitantes fue defender de forma individual a toda la pista y tuvo como resultado un gol vasco en apenas treinta segundos. Por ello, González volvió a detener el partido y dar instrucciones a sus hombres, planificando como superar ese último escollo hacia el triunfo. Una victoria que amarró David Mach con ayuda del larguero y que acabó con una descalificación a Illesca por una defensa agresiva en el último minuto y la rúbrica de un Pancho Bellia que estuvo de diez, como sus goles. (28-25).