El Atlético Benavente salió goleado ante un rival que es hoy por hoy muy superior, pero no se arrugó en ningún momento pese a las circunstancias que se han puesto en su contra. Porque finalmente se confirmaron las bajas de Malaguti, Novoa, Josema y Guille, aunque por el momento, el club no ha confirmado ninguna de estas ausencias que supusieron un serio lastre para que un equipo modesto afrontase el partido contra un Burela recién descendido y que lucha por regresar a Primera. Además los benaventanos encajaron su primer gol cuando apenas habían transcurrido 40 segundos de juego, lo que le obligó a ir a remolque ya desde entonces en el marcador.

Pese a todo, los de Chema Sánchez dieron toda una lección de pundonor y trabajo durante un partido en el que eran conscientes de que tenían escasas opciones de sacar algo positivo.

Fue Isma el que se anticipó a la defensa benaventana para batir a Imanol que jugó durante la primera parte en la portería local, con lo que el equipo lucense se adelantaba en el marcador. Pero pronto se comprobó que el Atlético Benavente estaba dispuesto a jugársela tratando “de tú a tú” a su rival y Charli obligó a realizar una gran intervención al portero Kalufa poco después. Pero Burela seguía muy entonado y estrellaba dos balones en los palos poco antes de que llegase el segundo gol, esta vez obra del brasileño Riquelme cuando tan sólo habían transcurrido cinco minutos de juego.

Chema Sánchez intentó reorganizar a su equipo con un tiempo muerto, y los benaventanos recuperaron su pundonor y su valentía en ataque. Burela demostraba una enorme superioridad que quedó patente en un nuevo remate de Riquelme que desbarató Imanol, pero un nuevo despiste defensivo permitió al “pichichi” Pazos marcar el tercer gol en el minuto 14.

Decidió entonces Chema Sánchez poner el “portero-jugador” y el encuentro se volvió loco con ocasiones por ambas partes y pronto volvió el Atlético Benavente al ataque con cuatro hombres. Imanol tuvo que realizar otra intervenciópn milagrosa, pero Burela parecía más relajado y los zamoranos aprovecharon la ocasión para meterse de nuevo en el partido con el gol que marcó Preciado con un gran disparo que culminó un contragolpe.

El equipo local protagonizó entonces sus mejores momentos y alcanzó el descanso tuteando a su rival.

La esperanza había renacido de cara a la segunda parte, pero de nuevo, el Burela marcó nada más retornar a la cancha, esta vez con un golazo de Pitero de cabeza. Y volvió a haber reacción benaventana para que el portero internacional polaco, Kalufa, dejase patente su gran calidad en disparos de Preciado, Charli y Dani Colorado. 

Perdonaron los de Chema Sánchez y lo pagaron muy caro porque su rival le robó un balón y protagonizó un balance ofensivo que culminó Alberto con el 1-5 que ya dejaba un margen escasísimo de reacción.

Burela parecía conformarse con el resultado pero el Benavente seguía sin arrojar la toalla, luchando con las escasas fuerzas que le quedaban ya a sus escasas rotaciones. Volvió a ordenar un 4+1 Chema Sánchez y su rival le supo sacar partido con el 1-6 que firmó a puerta vacía Lucho.

Dani Simón, que jugó en la segunda parte, fue el mejor del Atlético con paradas para todos los gustos y de todos los estilos. Y ya con el tiempo casi acabado, el guardameta zamorano realizó dos grandes intervenciones, pero en la tercera seguida fue batido por Eloy que puso el definitivo 1-7.