El CB Zamora Enamora ha logrado dos victorias en los últimos tres partidos, y la de ayer es especialmente valiosa puesto que se fraguó prácticamente desde el inicio y en una de las canchas más complicadas del grupo como es la de Morón, aunque no fácil. Así lo aseguró al término del choque el entrenador de los zamoranos que dejó claro que el resultado trasmite una facilidad que no es la real. Saulo Hernández dejó claro en este sentido que el encuentro estuvo sin decidir hasta los últimos 60 segundo, aunque también reconoce que las sensaciones fueron algo distintas que en otros compromisos.

Empezar bien y llegar al descanso mandando en el marcador es importante y sí es verdad que a los jugadores les ves otras caras y hay otra sensación, pero en una cancha como la de Morón con el público a favor y que son expertos en remontar ese tipo de situaciones, no hemos celebrado nada hasta los últimos segundos”, comentó. Lo que también es una realidad es que este triunfo es un espaldarazo y una inyección de moral para los jugadores, y es algo que el técnico tiene claro. “Un equipo profesional vive de los resultados, y aunque el trabajar bien durante la semana no te da la victoria”.

“Es un equipo muy joven y el estado de ánimo cuando eres tan joven te lo marca el resultado. Soy consciente de que trabajamos bien, pero los jugadores necesitan verlo refrendado”, algo que se logró ayer. Ahora toca pensar en el próximo compromiso, y es que el próximo fin de semana recibirán en el Ángel Nieto a La Roda. (domingo, 18.30 horas).