El piloto benaventano Carlos Blanco ha entrado en la historia de la Dunlop BMW Cup, competición en la que ha finalizado en un magnífico segundo lugar en la categoría Noveles, tras su última gran victoria en el circuito de Portimao. El piloto, con una discapacidad física, ha peleado y luchado con rivales de alto nivel a los que ha superado en la clasificación final, todo un logro que no hace más que poner en evidencia que querer es poder, y que con esfuerzo y tesón se pueden lograr todo tipo de éxitos.

Respecto a la carrera en Portimao, tuvo un inicio complicado con una primera jornada marcada por las inclemencias del tiempo en la que aprovecharon para conocer el circuito sobre el terreno, aunque son poder rubricar un entrenamiento efectivo.

Carlos Blanco Cedida

Así, sin conocer a fondo el circuito, llegaron a la jornada clave, con 31 pilotos en línea de salida. Ahí salió el mejor Carlos Blanco en una carrera no exenta de caídas y muchos adelantamientos, en la que el benaventano logró el primer puesto en la categoría rockies.

“Todavía no me lo creo ya que me metí en esta aventura para aprender y medirme contra pilotos que no tienen minusvalías y el estar codo con codo con ellos para mí ha sido un sueño que nunca pensé que se hiciera realidad”, sentenció el benaventano que ya está preparando nuevos retos sobre las dos ruedas.